China defiende las medidas "anti extremismo" en Xinjiang ante las críticas internacionales

Policías chinos de patrulla en la región de Xinjiang
REUTERS / THOMAS PETER - Archivo
Publicado 16/10/2018 14:35:09CET

PEKÍN, 16 Oct. (Reuters/EP) -

China ha defendido este martes las nuevas medidas adoptadas en Xinjiang, que incluyen campos de reeducación, para acabar con el "extremismo", en respuesta a las voces que advierten de que se trata de una persecución contra los uigures, una minoría étnica de fe musulmana que habita mayoritariamente esta región semiautonóma.

Hace una semana, el Gobierno de Xinjiang llevo a cabo una reforma legislativa por la cual prescribe el uso de "centros de entrenamiento" para "educar y transformar" a quienes se hayan visto influenciados por ideas radicales. Es la primera vez que China se refiere abiertamente a estos lugares.

Expertos de Naciones Unidas denunciaron el pasado verano que, según sus investigaciones, al menos un millón de uigures estaban detenidos en un campo de concentración secreto, mientras que otros dos millones habrían sido obligados a pasar por "campos de adoctrinamiento político".

El 'número dos' del Partido Comunista de China (PCCh) en Xinjiang, Shohrat Zakir, ha defendido en una entrevista con la prensa estatal que estas medidas tienen como objetivo "eliminar" las actividades milicianas "antes de que ocurran". Ha asegurado que se han prevenido varios ataques en los últimos dos años.

Zakir ha aclarado además que no se trata de un entrenamiento obligatorio, sino voluntario, que queda formalizado en "acuerdos de educación" entre quienes se someten a este programa y las autoridades chinas. Según Zakir, este proyecto les permite ampliar sus horizontes laborales.

Así, ha detallado que los alumnos reciben clases de chino, sobre la Constitución y las leyes, de cocina, electrónica, peluquería, confección y comercio digital.

"A través del entrenamiento vocacional, la mayoría de los entrenados han sido capaces de reflejar sus errores y ver claramente la esencia y el daño del terrorismo y del extremismo religioso", ha valorado.

Para James Leibold, un experto en Xinjiang de la Universidad de La Trobe, en Melbourne, la nueva legislación de Xinjiang busca justificar de forma retrospectiva estos campos.

Los uigures denuncian desde hace años una política discriminatoria que perseguiría convertirlos también en minoría en Xinjiang. Las autoridades chinas, por su parte, les vinculan con la insurgencia islamista.