China espera acabar con la pobreza en seis años

Publicado 12/10/2015 10:54:08CET
Pobreza en China
ALY SONG / REUTERS

PEKÍN, 12 Oct. (Reuters/EP) -

China espera sacar a los 70 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza en todo el país en los próximos seis años, a una media de un millón por mes, según ha revelado este lunes un miembro del Gobierno chino.

Pese al rápido crecimiento económico experimentado en las dos últimas décadas, la pobreza sigue siendo un gran problema en China, especialmente en las zonas rurales donde la falta de empleos empuja a los adultos a ir a trabajar a otros lugares, dejando a los hijos y los ancianos detrás.

"Tenemos seis años para erradicar toda la pobreza", ha indicado Hong Tianyun, subdirector de la Oficina para el Alivio de la Pobreza y el Desarrollo de China del Consejo de Estado, en la web del Ejecutivo.

Unos 70 millones de personas, en su mayoría en las zonas rurales, viven por debajo del umbral de la pobreza, ganando menos de 2.300 yuanes al año (unos 319,5 euros), informó el mes pasado la agencia oficial Xinhua, citando datos de la Oficina Nacional de Estadística.

Hong ha añadido que el corto lapso de tiempo supone pone presión a los gobiernos locales. "Si no hay grandes iniciativas especiales, será extremadamente difícil alcanzar esta misión", ha reconocido. "Así que, desde el gobierno central hasta las autoridades locales, desde arriba hasta abajo, la presión ha estado bajando", ha añadido.

El Tesoro central ha canalizado más dinero al fondo para el alivio de la pobreza este año después de que los resultados del año pasado no cumplieran con las expectativas, han indicado analistas. Según Xinhua, unos 12,3 millones de personas ganaron lo suficiente en 2014 para superar el umbral de la pobreza, en comparación con los 43,3 millones de 2011.

China se había fijado previamente 2020 como objetivo para eliminar virtualmente la pobreza en su territorio, proponiendo un plan que incluye escuelas vocacionales gratuitas, mejores servicios públicos, financiación de nuevos negocios y mejoras en la atención sanitaria y las carreteras en las zonas rurales.

Pero la preocupación por la brecha entre los ricos y los pobres se ha intensificado, mientras la segunda mayor economía del mundo se ralentiza. Pekín también se enfrenta a una gran presión para crear empleos para los universitarios.

Para leer más