La CNFORS acusa al Gobierno de cometer un "genocidio" con el uso de armamento químico contra la población civil

Actualizado 17/12/2013 20:52:01 CET

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFORS), Ahmed Jarba, ha acusado este jueves al Gobierno sirio de cometer un "genocidio" con el uso de armas químicas contra la población civil, al tiempo que ha elevado a "casi 2.000" el número de muertos del ataque ejecutado la semana pasada en Ghouta.

"Diferentes países, incluyendo Francia, Reino Unido y Estados Unidos, han confirmado, a través de múltiples análisis e informes de Inteligencia, que el régimen de (el presidente sirio, Bashar) Al Assad ha usado armas químicas en varios puntos del país en los últimos dos años", ha dicho.

Así, ha condenado "firmemente" el uso de armas químicas "en cualquier parte del mundo" y ha denunciado "el desarrollo y almacenamiento de este armamento por parte de cualquier país".

"También denunciamos el desarrollo, almacenamiento y uso de armas de destrucción masiva, incluyendo las armas nucleares, que Israel tiene y que Irán aspira a tener. Hacemos un llamamiento a una región y un mundo libre de este armamento", ha remachado Jarba.

El Ejército sirio ha negado el uso de armas químicas y ha considerado que estas acusaciones son una muestra de "la histeria y las dificultades" de la oposición al presidente, que pretendería "desviar a los investigadores de Naciones Unidas de su labor".

Este bombardeo sobre Ghouta coincidió con la llegada a Siria de un equipo de expertos de la ONU --liderado por el sueco Ake Sellstrom-- para investigar el uso de armas químicas. Las pesquisas se centrarán en tres lugares, aunque se han extendido también al lugar de este último ataque.

Este mismo jueves, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha anunciado que el equipo de inspectores continuará sus investigaciones hasta el viernes y prevé abandonar el país el sábado por la mañana.

ESCALADA DE TENSIÓN

Debido al bloqueo en el Consejo de Seguridad, máximo órgano ejecutivo de Naciones Unidas, Estados Unidos y sus aliados han comenzado a plantearse la posibilidad de intervenir militarmente en Siria sin el visto bueno de la organización internacional.

Fuentes del Gobierno estadounidense han aseverado a la cadena NBC que la acción militar contra Siria sería inminente. Al parecer, iría dirigida contra objetivos concretos, por lo que apenas duraría tres días. Su finalidad sería enviar un mensaje al Ejecutivo de Al Assad.

En respuesta a estos rumores, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha aclarado que "todavía" no ha tomado una decisión sobre las acciones a tomar contra el Gobierno sirio, subrayando que no está interesado en "un conflicto abierto" en la región.

Durante la jornada, el Parlamento británico ha votado en contra de un ataque militar contra Siria, lo que ha llevado al ministro de Defensa, Philip Hammond, a descartar que Londres vaya a tomar parte de una intervención militar contra el país árabe.