La coalición asegura haber destruido un dron de los huthis en un bombardeo en el aeropuerto de Saná

Aeropuerto de Saná
REUTERS / MOHAMED AL-SAYAGHI - Archivo
Publicado 19/12/2018 19:30:30CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La coalición internacional que encabeza Arabia Saudí ha anunciado este miércoles la destrucción de un dron en un bombardeo llevado a cabo en el aeropuerto internacional de la capital de Yemen, Saná, y ha asegurado que se preparaba para llevar a cabo un ataque.

El portavoz de la coalición, Turki al Malki, ha afirmado que el ataque aéreo ha sido llevado a cabo en línea con el Derecho Internacional y no ha dado detalles sobre víctimas, según ha informado el diario saudí 'Arab News'.

Asimismo, ha acusado a los huthis de utilizar el aeropuerto de Saná como una base militar y violar así el Derecho Humanitario.

Está previsto que las partes en conflicto mantengan hoy contactos por videoconferencia para discutir la retirada de todas las fuerzas de la ciudad portuaria de Hodeida y otros tres puertos integrados en el acuerdo de alto el fuego logrado la semana pasada.

El alto en fuego ha entrado en vigor en la medianoche del lunes y, por el momento, se han registrado algunos enfrentamientos en las primeras horas en las líneas de frente en Hodeida y cuatro explosiones este miércoles.

El acuerdo incluye el despliegue de observadores internacionales en Hodeida y la retirada completa de todas las fuerzas contendientes en un plazo de 21 días desde el inicio del alto el fuego.

El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, afirmó el martes que "el problema es que las partes tienen aún que retirarse, y cuando están cerca es posible que respondan a cualquier cosa que consideren una provocación o una alerta".

"Podemos esperar que estas cosas pasen, pero el patrón es positivo", agregó, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC.

Después de cinco años de guerra, los huthis controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudí y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre del Golfo en la peor crisis humanitaria del mundo. Según la ONU, unas 16.000 personas han muerto y el 80 por ciento de la población depende de la ayuda para sobrevivir.