La coalición internacional liderada por Arabia Saudí accede a investigar el ataque que ha matado a 40 niños en Yemen

Tumbas para las víctimas del ataque aéreo sobre Sadá
REUTERS / NAIF RAHMA
Publicado 10/08/2018 20:34:41CET

SANÁ/DUBAI/GINEBRA, 10 Ago. (Reuters/EP) -

La coalición internacional que lidera Arabia Saudí ha anunciado que investigará el ataque aéreo perpetrado el jueves sobre la provincia de Sadá, en el norte de Yemen, que dejó un saldo de al menos 51 muertos, de los cuales 40 eran niños, atendiendo así al llamamiento de la comunidad internacional.

El Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) ha informado en Twitter de que la serie de ataques aéreos lanzados por la alianza regional sobre Yemen, la mayoría en Sadá, arrojan un balance de 130 víctimas: 51 muertos, incluidos 40 niños, y 79 heridos, de los cuales 56 son niños.

Los países comandados por Riad, en apoyo del Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, que lucha contra los rebeldes huthis desde hacer tres años, han retomado este viernes los bombardeos sobre Yemen matando a una niña y dejando varios heridos en la provincia de Marin, según ha informado la televisión local Al Masirah, controlada por los insurgentes chiíes.

"Basta de crueldad contra los niños", ha dicho el director regional del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Oriente Próximo y el Norte de África, Geert Cappelaere. "Esto es horrible y completamente inaceptable", ha declarado la coordinadora humanitaria de la ONU para Yemen, Lise Grande.

Grande ha aprovechado los sucesos del jueves para alertar de que "el coste de esta terrible guerra es cada vez mayor". "Debemos despertar a la realidad de lo que está pasando en Yemen", ha reclamado, recordando que, de sus 22 millones de habitantes, el 75 por ciento depende de la ayuda humanitaria, diez millones están al borde de la hambruna y ocho millones ya sufren "hambre aguda". Además, 28.000 han muerto por los combates.

Por su parte, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha exigido una investigación "independiente y rápida", petición de la que este viernes se ha hecho eco el Consejo de Seguridad, máximo órgano ejecutivo de Naciones Unidas. "Han pedido una investigación creíble y transparente", ha dicho el embajador británico, Karen Pierce, tras la reunión de los 15 países miembro.

La coalición internacional ha respondido con un comunicado difundido a través de la agencia de noticias oficial de Arabia Saudí, SPA, en el que anuncia que "está firmemente comprometida a investigar todas las quejas relativas a errores o violaciones del Derecho Internacional para sancionar a quienes hayan causado estos incidentes y proporcionar asistencia a las víctimas".

En un principio, la alianza árabe defendió que se trataba de una "acción militar legítima" porque tenía como objetivo las plataformas desde las que los huthis lanzan sus misiles, algunos en dirección a Arabia Saudí. El bombardeo sobre Sadá, explicó, era la respuesta a un proyectil lanzado el miércoles sobre la ciudad saudí de Jizan.

Los huthis, por su parte, han declarado que apoyan la iniciativa de la ONU para investigar los ataques sobre Sadá. Sin embargo, han impedido que el jefe de la oficina humanitaria de Naciones Unidas en Yemen, Elobaid Elobaid, regrese al país. Su visa expiró en junio y no ha sido renovada, ha denunciado un portavoz de la ONU.