Comienza en Cuba el debate público sobre la modernización de su Constitución

Proyecto de la reforma constitucional en Cuba
TWITTER DE ERNESTO SOBERÓN
Publicado 14/08/2018 0:56:47CET

LA HABANA, 14 Ago. (Reuters/EP) -

Cuba ha iniciado este lunes un inusual debate público para revisar su Constitución de la era de la Guerra Fría, un proceso que el Gobierno califica de democracia participativa y sus oponentes tildan de fraude.

La Asamblea Nacional de Cuba aprobó en julio un borrador de cambios a la Constitución de 1976 que incluye enmiendas que allanarían el camino para el reconocimiento de las pequeñas empresas privadas y los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales.

La reforma propuesta por el Partido Comunista se debatirá en 35.000 lugares de trabajo y en reuniones comunitarias en toda la isla hasta noviembre. Una vez concluya este proceso, la legislatura aprobará un nuevo borrador y lo someterá a una votación a nivel nacional en febrero.

Los medios estatales han elogiado la naturaleza participativa y democrática de las consultas. Sin embargo, los disidentes han asegurado que en las reuniones simplemente se dará consentimiento a los cambios propuestos por los líderes del partido.

El Gobierno ha distribuido más de un millón de copias de las propuestas, que también están disponibles en Internet.

En una clínica de salud estatal en La Habana, un líder sindical ha presentado los cambios propuestos punto por punto a unos 50 empleados. Mientras unas pocas personas han pedido aclaraciones sobre enmiendas individuales, nadie ha planteado ninguna objeción.

"Vamos a ratificar todo lo que ya se ha hecho, incluso si hay propuestas alternativas", ha aseverado Alina Morada, jefa de enfermería del municipio de La Habana Central, donde se ha llevado a cabo la reunión.

El borrador omite una cláusula de la Constitución actual que consagra el objetivo de construir una "sociedad comunista" en Cuba. Sin embargo, no cambia la "irrevocabilidad" del sistema de partido único y la economía socialista.