El Consejo Noruego para los Refugiados avisa de que las sanciones a Irán pueden ser el fin de su ayuda humanitaria

Publicado 05/08/2019 0:00:40CET
Inundaciones en Irán
Inundaciones en IránREUTERS / TASNIM NEWS AGENCY - Archivo

La ONG podría cesar su trabajo a mediados de agosto si sus donantes no encuentran una forma de transferir el dinero sin miedo a EEUU Tres millones de refugiados afganos y diez millones de afectados por las inundaciones dependen de su labor

MADRID, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

La ONG Consejo Noruego para los Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés) ha avisado de que las sanciones estadounidenses contra Irán suponen una "sentencia de muerte" tanto para los millones de refugiados afganos que viven en la república islámica como para las víctimas de las inundaciones que asolan el país cada año y podría verse obligada a suspender operaciones en menos de dos semanas por falta de fondos.

Las sanciones, restauradas por EEUU tras retirarse el año pasado del acuerdo nuclear internacional pactado en 2015 con la república islámica, prohíben a los bancos extranjeros hacer negocios con Irán, por lo que la ONG se ha quedado sin fondos se vería obligada "a suspender sus operaciones de ayuda a mediados de agosto si no se encuentra una solución en los próximos días".

"Las organizaciones humanitarias se han quedado tiritando por estas sanciones políticas que en realidad están castigando a los más pobres", ha lamentado el secretario general de la ONG, Jan Egeland.

"Desde hace un año llevamos intentando buscar bancos capaces de transferir las donaciones occidentales que respaldan nuestro trabajo en Irán con los refugiados y con las víctimas de las inundaciones", añade, "pero nos estamos chocando con muros de ladrillo por rodas partes".

Así las cosas, Egeland ha avisado de que la ONG "se quedará sin efectivo dentro de dos semanas y a partir de ahí será incapaz de suministrar ayuda a las pobres familias afganas" porque "los bancos noruegos, europeos y otros tienen demasiado miedo de las sanciones estadounidenses como para transferir el dinero que los gobiernos europeos nos ha dado para desempeñar nuestra vital trabajo de ayuda".

La ONG recuerda que más de tres millones de afganos conforman en Irán una de las poblaciones de refugiados más grandes del mundo. Algunos de ellos llevan viviendo ahí desde hace 40 años. Además, diez millones de hombres, mujeres y niños están en situación de vulnerabilidad por las inundaciones del pasado mes de marzo y muchos de ellos dependen perentoriamente de la ayuda para sobrevivir.

"Las familias de refugiados ya se están saltando comidas por la crisis económica en Irán. Están vendiendo lo poco que tienen para cubrir sus necesidades básicas y los afganos que viven de la costura han sido despedidos por el cierre de los talleres", ha lamentado Egeland.

El NRC recuerda que es la ONG más importante de las que trabajan en Irán. Solo cinco tienen permiso para estar allí, junto a Naciones Unidas, y todas ellas están afectadas por las sanciones.

El Consejo ruega a los gobiernos europeos que encuentren la forma de permitir que las organizaciones humanitarias sigan trabajando. "Necesitamos un proyecto que asegure a los bancos que pueden trasladar el dinero de los donantes a Irán con fines humanitarios sin temor a sanciones legales. Necesitamos una solución que evite que millones de personas vulnerables caigan más profundamente en los niveles de emergencia de pobreza y dificultades", pide la ONG.

Contador

Para leer más