Continúa en Honduras el recuento de las 4.753 actas que no fueron transmitidas la noche electoral

Papeleta electoral en Honduras
REUTERS / JORGE CABRERA
Actualizado 10/12/2017 2:40:24 CET

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras, David Matamoros, ha informado de que el organismo ya se han escrutado más de 3.000 de las 4.753 actas que no fueron transmitidas la noche electoral del 26 de noviembre. El recuento comenzó este jueves.

"Ya llevamos más de 3.000 actas escrutadas para que el pueblo hondureño las pueda cotejar", ha afirmado Matamoros. "No hemos encontrado actas adulteradas ni pruebas de irregularidades", ha asegurado, según ha recogido la cadena TeleSur.

Un total de 260 personas trabajan en el escrutinio especial de los votos, algo de lo que son testigos representantes de la Sociedad Civil, de la Unión Europea y de la Organización de Estados Americanos (OEA), según ha informado el diario local 'El Heraldo'.

"Todas las actas que están cuestionando serán revisadas en escrutinio especial. Esto es histórico porque va más allá del resultado, estamos llevando a cabo un proceso transparente", ha señalado Matamoros.

"Los resultados que han salido hasta ahora son casi idénticos a los que ya tenemos", ha aseverado.

Por su parte, el magistrado suplente del TSE, Marco Ramiro Lobo, ha señalado que el recuento de las 4.753 actas no garantiza la transparencia del resultado.

"Indudablemente solo abrir, escrutar y no revisar cuadernillos va a quedar probablemente en la misma situación y eso no va a generar la satisfacción que se quiere en todas las partes para ponerle un punto final a todo esto", ha asegurado Lobo.

La Alianza de Oposición y el Partido Liberal, las dos principales formaciones opositoras de Honduras, presentaron este viernes sendas solicitudes formales para anular los resultados de las elecciones presidenciales.

El candidato de Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, segundo en el recuento oficial de votos por detrás del mandatario, ha denunciado un fraude en las elecciones porque los primeros conteos divulgados por el TSE, con el 57 por ciento de los votos escrutados, ganaba con una diferencia de cinco puntos porcentuales, que se fue acortando hasta revertirse a favor del presidente Juan Orlando Hernández.

El escrutinio terminó dándose la vuelta hasta situar al presidente con una ventaja de 1,6 puntos sobre el principal aspirante opositor.