Continúan los disturbios y protestas en varios puntos de Bolivia ante la incertidumbre política

Publicado 23/10/2019 6:35:41CET
Protestas en La Paz contra el Gobierno de Evo Morales
Protestas en La Paz contra el Gobierno de Evo Morales - REUTERS / UESLEI MARCELINO

En Cochabamba piden rechazar los resultados y cumplir con un paro indefinido a partir de este miércoles en todo el país

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Miles de bolivianos han vuelto a salir a la calle este martes en el marco de los disturbios que se están registrando en varios puntos del país ante la incertidumbre política después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendiera de forma repentina de la Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) la misma noche electoral.

Con el recuento de votos al 95 por ciento, el actual presidente del país, Evo Morales, ha extendido su ventaja a más de 9 puntos porcentuales sobre el opositor Carlos Mesa, aún por debajo de los 10 puntos que necesita para evitar una segunda vuelta electoral.

El recuento rápido preliminar del Tribunal Supremo Electoral (TSE) había mostrado el domingo con el 84 por ciento escrutado que las elecciones iban a una segunda vuelta. No obstante, después de detener inesperadamente la difusión de datos durante 24 horas, el TSE señaló que Morales evitaría ir a una segunda ronda, lo que ha desatado numerosas protestas.

La situación ha motivado que la Organización de Estados Americanos (OEA) alertara de que el cambio "ha modificado drásticamente el destino de las elecciones" y ha perjudicado la confianza en el proceso.

En un nuevo golpe a la legitimidad de las elecciones, el vicepresidente del TSE, Antonio Costas, ha dimitido en forma de protesta por la decisión tomada por el organismo, la cual ha tachado de "irracional". En su opinión, suspender la difusión de resultados ha provocado la "desacreditación" del proceso electoral.

Lanzando insultos contra Morales y al grito de "no tenemos miedo", los manifestantes han vuelto a marchar por el centro de La Paz, donde han atravesado las barreras policiales mientras se lanzaban petardos para convocar a más personas.

En un intento por calmar la agitación, el Gobierno de Morales ha suavizado los comentarios realizados el domingo por el presidente, cuando declaró que ganó las elecciones y que solo necesitaba los votos rurales para confirmar otra victoria "histórica y sin precedentes". Además, el dirigente tiene previsto dirigirse a la nación el próximo miércoles a las 7.00 de la mañana (hora local) en la Casa Grande del Pueblo tras dos días sin pronunciarse.

El ministro de Asuntos Exteriores, Diego Pary, ha asegurado que "cualquiera que sea el resultado el Gobierno lo va a aceptar". Para evitar una segunda vuelta el 15 de diciembre, los candidatos necesitan más del 50 por ciento de los votos o el 40 por ciento con una ventaja de 10 puntos sobre el candidato que se encuentre en segundo lugar.

Durante la jornada de este martes en La Paz, la Policía ha lanzado gases lacrimógenos contra los manifestantes, lo que ha dejado varios heridos hasta el momento, que han sido trasladados a hospitales de la zona, según informaciones del diario local 'Los Tiempos'. En la plaza Abaroa continúa realizándose una vigilia mientras los manifestantes denuncian una fuerte represión policial en las inmediaciones de la sede del Gobierno.

Las fuerzas de seguridad han desplegado una tanqueta de agua --conocida como carro Neptuno-- para tratar de dispersar a los manifestantes en la plaza Abaroa, donde se encuentra la sede del Tribunal Supremo Electoral.

Sin embargo, dos personas se han subido al vehículo en un intento de frenar su avance y continuar con la movilización. "Es aceptar que repriman al pueblo, no vamos permitir eso. Si no nos hacemos respetar hoy, ¿cuándo?", ha indicado a Televisión Universitaria una mujer que estaba encaramada sobre el parachoques del Neptuno y que vestía una cazadora vaquera con los colores de la bandera boliviana.

En Cochabamba, por otro lado, los manifestantes han realizado un cabildo que ha determinado rechazar los resultados emitidos por el TSE y cumplir un paro indefinido desde este miércoles en todo el país.

Asimismo, han pedido la defensa del voto popular y han anunciado un desconocimiento de una posible nueva investidura del presidente, Evo Morales, en caso de que no se celebre una segunda vuelta electoral. El cabildo se ha realizado principalmente en rechazo a la interrupción del TREP, que permaneció más de 23 horas inactivo.

En el departamento de Chuquisaca, donde en la noche del lunes prendieron fuego a la sede del Tribunal Electoral Departamental, un hombre ha escalado un andamio instalado en la parte frontal del edificio de la Gobernación mientras se desarrollaba la marcha en la plaza 25 de mayo en la localidad capitalina de Sucre.

MESA INSTA AL FIN DE LA VIOLENCIA

El candidato opositor a la Presidencia, que ha acudido a una de las manifestaciones registradas en La Paz, ha destacado que el "pueblo paceño le dice no al fraude" y ha recalcado que su "presencia en una de las concentraciones mayores que ha vivido" le llena de "energía para seguir firme en la defensa de los valores esenciales de la patria".

Así, ha convocado a los ciudadanos movilizados en defensa del voto a dejar la violencia y confrontar al "régimen" con un sentido "puramente" democrático para que se respete la votación popular del 20 de octubre, según señala el diario 'Página Siete'.

"Esta inmensa muchedumbre, esta extraordinaria comunidad, no de un partido político, sino de una sociedad boliviana le va enseñar al dictador que somos capaces de confrontarlo sin violencia, con un sentido puramente democrático. Democracia sí, dictadura no", ha expresado Mesa ante una multitud concentrada ante las puertas del TSE en el hotel Real Plaza de La Paz.

Mesa ha ratificado que no reconocerá los resultados de las elecciones generales en el marco del cumplimiento de los cabildos que se realizaron en siete departamentos de Bolivia. "No los vamos a reconocer, es la decisión del cabildo", ha concluido.

Poco antes, el ministro del Interior de Morales, Carlos Romero, había pedido a Mesa y a sus seguidores que no instiguen a la violencia. "Si alguien va demasiado lejos y no mide las consecuencias, es su responsabilidad", ha aseverado.

PREVIOS ALTERCADOS

Los llamamientos a la movilización han calado en ambos sectores, que han protagonizado choques entre ellos, y con las fuerzas de seguridad en La Paz y otros puntos de la geografía boliviana desde el domingo, de acuerdo con los medios locales.

Según 'Los Tiempos', militantes del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales, y de la Comunidad Ciudadana, la alianza opositora por la que compite Mesa, se han enfrentado previamente en La Paz.

Escenas similares se han vivido en Cochabamba, donde estudiantes que apoyan a Morales y a Mesa se han enfrentado a mediodía en el campus de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y en la plaza Sucre. Las fuerzas de seguridad han cargado igualmente con gases lacrimógenos.

En Potosí, los choques se han dado entre manifestantes y policías tras los rumores sobre el traslado de material electoral, si bien posteriormente las autoridades electorales en la ciudad han aclarado que las denuncias se refieren a lugares alquilados para almacenar el material sobrante.

En Tarija, una multitud ha ingresado en el Tribunal Electoral Departamental. En la madrugada del martes, grupos de personas atacaron varias sedes electorales.

El exdefensor del Pueblo y rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín, que resultó herido el lunes en el marco de las protestas, ha advertido al Gobierno de que "ni se atreva a enfrentarse al pueblo boliviano". "Devuélvannos la democracia", ha subrayado.

Para leer más