Publicado 13/04/2016 16:42CET

Los controladores aéreos abandonan la huelga que ha obligado a cancelar más de 200 vuelos en Bruselas

BRUSELAS, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los controladores aéreos han regresado al trabajao en el aeropuerto internacional de Bruselas-Zaventem a las 15:00 horas de este miércoles, casi 24 horas después de iniciar una huelga salvaje que el martes obligó a cerrar de manera intermitente tanto el aeródromo de Bruselas como el de Charleroi, a unos 60 kilómetros al sur de la capital.

El turno de las 15:00 horas se ha incorporado en un número suficiente de efectivos para permitir un servicio "completo" en el aeropuerto de Bruselas, según ha indicado a la cadena RTL una portavoz de la autoridad nacional del transporte aéreo (Belgocontrol).

De este modo, se garantiza el funcionamiento normal del aeropuerto hasta al menos las 22:15 horas, cuando se debe producir el relevo del equipo.

Horas antes, el primer ministro belga, Charles Michel, había instado a los controladores aéreos a retomar su actividad y les acusó de tomar como "rehén" a un país que trata de recuperar la normalidad tras los atentdos del pasado 22 de marzo, que destruyeron parte del aeropuerto y una estación de metro de Bruselas.

La Alianza belga de controladores aéreos llamó el martes a sus miembros a declararse enfermos y no acudir a sus puestos de trabajo, como protesta por el acuerdo cerrado entre Belgocontrol y los representantes sindicales para retrasar en tres años, hasta los 58 años, la edad de jubilación de los controladores aéreos.

La huelga afectó en las primeras horas tanto a Bruselas como a Charleroi, que tuvieron que desviar los primeros vuelos afectados a Lieja y cancelar el resto por el repentido cierre del esapcio aéreo.

La acción de protesta, sin embargo, sólo ha afectado este miércoles al aeropuerto de Bruselas, que se ha visto obligado a cancelar en torno a 200 vuelos.

Uno de los sindicatos que han secundado la huelga, el CSC, ha pedido a los controladores que dejaran de lado "la emoción del martes" y acudieran a trabajar "en pro de los intereses del tejido económico" bruselense, si bien ha advertido de que mantiene su rechazo al acuerdo y piden que sea renegociado.

En declaraciones a la prensa, un portavoz del aeropuerto de Bruselas ha advertido que "empieza a ser difícil" explicar la situación de parálisis a las compañías internacionales, que hace sólo una semana que empezaron a regresar progrsivamente a volar desde la capital europea.

Los atentados del 22 de marzo han dejado inservible la terminal de salidas del aeropuerto y los expertos creen que hará falta hasta nueve meses para que esté plenamente operativa.

Mientras, las autoridades aeroportuarias han instalado una infraestructura temporal en la zona de aparcamiento de Bruselas-Zaventem que permitirá atentder a 800 pasajeros cada hora hasta que se reabra la terminal dañada.

Para leer más