Corea del Sur invertirá casi 6.000 millones de euros en I+D para reducir su dependencia de las importaciones japonesas

Actualizado 05/08/2019 7:48:24 CET
Banderas de Corea del Sur y Japón
Banderas de Corea del Sur y JapónREUTERS / TORU HANAI - Archivo

SEÚL, 5 Ago. (Reuters/EP) -

Corea del Sur ha anunciado este lunes que tiene planeado invertir cerca de 5.842 millones de euros en investigación y desarrollo de materiales, piezas y otros equipamientos durante los próximos siete años, en un esfuerzo por reducir su dependencia de las importaciones japonesas.

Esta medida se produce después de que el viernes Japón eliminara a Corea del Sur de su "lista blanca" de países con mínimas restricciones comerciales, lo que podría suponer un aumento de la tensión entre los dos países, que ya atraviesan una disputa por la indemnización de víctimas de trabajos forzosos.

"Queremos convertir la crisis en una oportunidad para la industria de materiales, piezas y equipos", ha afirmado el ministro de Industria de Corea del Sur, Sung Yun Mo, en una rueda de prensa.

Así, el Gobierno de Corea del Sur tiene previsto aumentar su "autosuficiencia" en la creación de determinados materiales necesarios para la fabricación de chips, pantallas, baterías, automóviles y otros productos, con el objetivo de estabilizar el flujo de suministro en los próximos años.

El objetivo de este plan es "abordar la debilidad estructural de este sector en Corea del Sur, que depende de un país en particular", ha señalado el Gobierno surcoreano en un comunicado.

La decisión de Japón de sacar a Corea del Sur de su "lista blanca", que se ha topado con la fuerte oposición de Seúl, ha tenido lugar un mes después de que Tokio restringiera las exportaciones a territorio surcoreano de materiales de alta tecnología necesarios para fabricar chips de memoria y paneles de visualización.

Según Japón, estas medidas se basan en la protección de la seguridad nacional ante la falta de controles suficientes sobre las exportaciones por parte de Corea del Sur.

En relación con la disputa por la indemnización de los trabajadores durante la ocupación japonesa (1910-1945), el Gobierno japonés considera que la cuestión quedó zanjada con el tratado de 1965, que sirvió para normalizar las relaciones bilaterales.

Por virtud del mismo, Corea del Sur recibió 300 millones de dólares en ayuda económica y otros 500 millones de dólares en créditos del país vecino para cerrar el capítulo de la era colonial.

El dinero se utilizó principalmente para reconstruir Corea del Sur tras la guerra con Corea del Norte que se prolongó entre 1950 y 1953. Las víctimas se quejan de no haber recibido las compensaciones requeridas. Los trabajadores forzados empezaron a exigirlas ante los tribunales en los años 90.

El Ministerio de Exteriores surcoreano ha propuesto que el fondo conjunto sea quien pague las indemnizaciones con el dinero aportado por las empresas japonesas demandadas, entre ellas Nippon Steel, Sumitomo Metal y Mitsubishi, y de las surcoreanas que se beneficiaron del tratado de 1965.

Para leer más