Actualizado 23/12/2008 21:21 CET

Crónica Guinea.- Guinea vive un intento de golpe de Estado militar horas después de la muerte del presidente Conté

Los golpistas acusan al Gobierno de corrupción, mientras el primer ministro asegura mantener el poder

MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

La confusión reina hoy en Guinea Conakry cuyo presidente, Lansana Conté, falleció ayer. Esta mañana un grupo de militares anunció en nombre del Consejo Nacional para la Democracia y el Desarrollo (CNDD) la disolución del Gobierno y pidió a sus miembros, así como a los oficiales del Ejército que se reunieran en un cuartel militar. Sin embargo, el primer ministro, Ahmed Tidiane Souaré, asegura que el Gobierno no ha sido disuelto y que el jefe del Ejército no respalda a los supuestos golpistas.

El general Lansana Conté, que gobernó Guinea Conakry desde el golpe de Estado de 1984 tras la muerte del primer presidente del país, Ahmed Sékou Touré, falleció ayer a las 18:45 horas después de una larga enfermedad, según el anuncio oficial leído en la televisión nacional por el presidente de la Asamblea Nacional, Aboubacar Somparé, a las 2:45 de la madrugada.

A continuación, el primer ministro, Ahmed Tidiane Souaré, presentó en su nombre y en el de su Gobierno sus "condolencias" y anunció que durante 40 días la bandera nacional ondearía a media asta. Asimismo, llamó a la calma a la población. Los dos estuvieron acompañados en su comparecencia por el jefe del Estado Mayor, general Diarra Camara.

Tras el anuncio nada hacía presagiar los acontecimientos que se han sucedido en las últimas horas y que han sumido a Guinea Conakry, principal productor de bauxita del mundo, en una situación complicada. Sin embargo, hacia las 7:30 horas un grupo de oficiales del Ejército guineano, que se hace llamar Consejo Nacional para la Democracia y el Desarrollo (CNDD) irrumpió en la radio estatal.

En su nombre, el capitán Moussa Dadis Camara procedió a leer una declaración anunciando la suspensión de la Constitución, de las actividades políticas y sindicales, así como la disolución del Gobierno y de todas las instituciones republicanas. "En los próximos días se constituirá un consejo consultivo de transición compuesto por militares y civiles teniendo en cuenta el equilibrio étnico", precisó Camara, aclarando que "estará dirigido por un presidente".

CORRUPCIÓN DEL GOBIERNO

Los militares denunciaron que "el desvío de los fondos públicos, la corrupción generalizada, la anarquía en el aparato del Estado han terminado por sumir a nuestro país en una situación económica catastrófica, particularmente dramática para la gran mayoría de los guineanos". Según ellos, "los miembros del Gobierno actual son en gran medida responsables de esta crisis social y económica sin precedentes".

Por todas estas razones, el CNDD ha decidido "poner fin a la agonía del pueblo de Guinea con el fin de salvar la unidad nacional y garantizar el desarrollo del país en un Estado de derecho". En comunicados sucesivos, los golpistas llamaron a la calma a la población y se comprometieron a cumplir con los compromisos internacionales del país.

Asimismo, pidieron a los miembros del Gobierno y altos oficiales del Ejército que se dirijan al campamento Alpha Yaya Diallo, en Conakry, principal cuartel militar del país, con el fin de "garantizar su seguridad".

Sin embargo, según el portal guineano 'Guineenews', ninguno de los miembros del Gobierno se ha desplazado al campamento militar, en el que afirman que han surgido disensiones entre los partidarios del comandante Seydouba Konaté, jefe del Batallón Autónomo de Tropas Aerotransportadas, y el general Mamadou Toto Camara, jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, sobre quién ocupará la presidencia del consejo golpista. Incluso, afirma esta fuente, se habrían producido disparos.

EL GOBIERNO DESCARTA EL GOLPE

El primer ministro, Ahmed Tidiane Souaré, aseguró esta tarde que su Gobierno no se ha disuelto, al tiempo que aclaró que el jefe del Estado Mayor respalda al Ejecutivo, dando a entender así que la intentona golpista no ha tenido éxito. El Gobierno "no está disuelto, estamos trabajando para la organización de los funerales" del presidente Conté, explicó a Radio France Internationale (RFI) el primer ministro.

En declaraciones similares a 'Guineenews', el jefe de Gobierno dijo no saber quiénes son los golpistas y estar "sorprendido", pero, incidió, "son cosas que pueden esperar". "Por el momento estamos preparando unos funerales a la altura del ilustre desaparecido", añadió.

Asimismo, Souaré indicó que el jefe del Ejército "está en su puesto para hacer lo que tiene que hacer en estos momentos" y se mostró confiado en que se respetará la Constitución, que prevé que en caso de muerte del presidente el cargo lo asuma de forma interina el presidente de la Asamblea Nacional, quien en el plazo de 60 días deberá convocar elecciones presidenciales.

Este último, Aboubacar Somparé, declaró a RFI que su objetivo es, "conforme a la ley, organizar elecciones presidenciales", aunque reconoció que su celebración dependerá "de la situación sobre el terreno". Somparé recordó las "dificultades" surgidas para las elecciones parlamentarias que estaba previsto celebrar próximamente, por lo que expresó su confianza de que "se puedan resolver lo más rápido posible para la celebración de elecciones creíbles y transparentes".

El presidente de la Asamble Nacionial también opinó que los golpistas son una minoría dentro del Ejército. "Creo que la mayoría del Ejército permanecerá leal" al Gobierno, afirmó, advirtiendo de que "un golpe de Estado ahora sería una vuelta atrás de 30 ó 40 años" para el país y Guinea Conakry "no lo merece".

De la misma opinión se mostró el jefe del Estado Mayor. En declaraciones a France 24, el general Diarra Camara dijo que los golpistas "son la minoría" dentro del Ejército.

¿QUIÉNES SON LOS GOLPISTAS?

Según las fuentes militares consultadas por RFI, detrás de la intentona golpista estarían miembros del Ejército procedentes en su mayoría del Batallón Autónomo de Tropas Aerotransportadas (BATA), la principal unidad de élite del Ejército guineano.

Por el momento, al único de los golpistas que se conoce por su nombre es al capitán Moussa Dadis Camara, quien fue el encargado de leer los comunicados en la radio. En declaraciones a esta emisora, explicó que actualmente es jefe de la sección de carburantes de la intendencia del Ejército y que ha recibido formación en Alemania.

El capitán formaría prate de lo que en Guinea se ha dado en llamar "generación 90", puesto que hasta 1986/87 los estudiantes universitarios debían obligatoriamente realizar formación militar y algunos de ellos optaban a continuación por entrar en el Ejército, tradición que se abandonó a principios de los 1990.

Según RFI, y también 'Guineenews', entre los golpistas también está el comandante del BATA, Sekouba Konaté, así como el comandante del Estado Mayor del Ejército de Tierra, Mamadou Batoto Camara, quien recientemente fue promovido a general y tendría entre 50 y 60 años.

En todo caso, advierte la cadena francesa, estas informaciones hay que tomarlas con prudencia puesto que el Ejército guineano está actualmente muy dividido, la insubordinación es frecuente y se han producido varios motines en los últimos años.

De acuerdo con la BBC, en las calles de Conakry se puede ver algunos tanques y los soldados han colocado puestos de control, procediendo a registrar los vehículos, sin que por el momento se hayan registrado incidentes.