Crónica UE.-Espinosa quiere vincular la retirada de ayudas hortofrutícolas a criterios medioambientales y de calidad

Actualizado 29/01/2007 22:20:56 CET

Los Veintisiete aceptan la propuesta de reforma de frutas y hortalizas, aunque piden modificaciones

BRUSELAS, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa, propuso hoy que la eliminación de la ayuda a la transformación de frutas y hortalizas que plantea la Comisión Europea en su propuesta para reformar el sector se produzca en base a "criterios medioambientales y de calidad", una alternativa que se añade a la que formularon Italia y Portugal, para que la salida del régimen actual se produzca de manera "transitoria".

"Tenemos solicitudes de Italia y Portugal de pasar por situaciones transitorias similares a lo que ha sido la reforma del tabaco, con una parte acoplada y otra desacoplada, y haciéndolo progresivamente con una fecha límite", dijo Espinosa, partidaria de "soluciones como la española", consistente en "vincular la retirada a temas medioambientales y de calidad".

La desvinculación de la ayuda a los transformados es una de las principales novedades que contempla la reforma de frutas y hortalizas que presentó Bruselas la semana pasada y que los ministros europeos de Agricultura analizaron hoy en conjunto por primera vez.

A partir de ahora empezarán los contactos técnicos y bilaterales para ir limando las diferencias que mantienen las delegaciones, que, sin embargo, no se oponen de manera radical al documento. El Consejo de Agricultura del mes de abril retomará las conversaciones y los ministros tratarán de llegar a un acuerdo político en el mes de junio.

Por lo que respecta al fresco, Bruselas propone reforzar las organizaciones de productores (OP) y hacerlas más atractivas para que sean capaces de agrupar a un mayor número de agricultores. Para ello, ofrece aumentar del 50 al 60% la cofinanciación comunitaria. También obligará a dedicar el 20% de sus fondos operativos a medidas relacionadas con el medio ambiente.

La reforma busca fomentar también las labores de promoción del consumo de frutas y hortalizas, particularmente entre niños y jóvenes. Para ello, Bruselas se ofrece a financiar el 100% de la retirada de género que se destine de forma gratuita a escuelas, hospitales, cárceles u organizaciones caritativas, entre otras.

CRÍTICOS ESPAÑOLES

Según explicó en rueda de prensa este lunes, Espinosa hizo hincapié en la situación de los cítricos españoles y advirtió del riesgo de que la eliminación de las ayudas a la transformación puede "dejar sin suministro a la industria". Por otra parte, recalcó el peligro de "llevar al mercado de fresco determinados calibres o calidades que nos hagan bajar la calidad y, como consecuencia, tener un rechazo por parte del consumidor".

Por otra parte, señaló la importancia que confiere España a reforzar las organizaciones de productores, para que "fueran los verdaderos agentes del sector", algo que, según la ministra, sí recoge el texto de la Comisión. La propuesta propone medidas especiales para promover el asociacionismo entre organismos de distintos Estados miembros, mientras que España querría que este impulso se diera también entre organizaciones de un mismo Estado miembro.

"Es cuestión de ir matizando y buscando aquellas soluciones que encajen", dijo la ministra al final de un Consejo en el que ningún país rechazó la propuesta de la Comisión.

En este sentido, la comisaria de Agricultura, Mariann Fischer Boel, se mostró "muy feliz con los mensajes" que recibió de los ministros y confió en que se podrá "lograr un acuerdo político durante la Presidencia alemana (de la UE) en junio". Fuentes de la Presidencia alemana de la UE afirmaron que "en general, hay una buena base para la negociación, pero hay algunos aspectos que tienen que ser explicados".

"NO SATISFACTORIA"

Fuentes del Consejo de la UE explicaron que la posición más "dura" la adoptó Francia que, si bien no rechazó la propuesta de reforma, sí la consideró "insatisfactoria". Su principal motivo es el capítulo de la gestión de crisis y la competencia de los productos importados desde países terceros, una preocupación que fue común en las intervenciones de otros muchos Estados miembros.

Sin embargo, Espinosa apuntó que Francia mantiene una oposición "muy, muy matizada, similar a la de España".

La delegación italiana también se mostró preocupada por la "caída de la protección arancelaria" y reclamó a la Comisión un "paso transitorio" o una "desvinculación parcial" de la ayuda a la transformación. También lo hizo Portugal un país que, al mismo tiempo, subrayó en su intervención la importancia económica que tiene el sector de la transformación de productos hortofrutícolas.

A pesar de que muchas delegaciones mantenían algunas reservas, incluida España, Espinosa insistió en dar por bueno un proyecto de reforma, que, según dijo, "se ajusta mucho" al memorando que firmaron los países productores.

SECTOR SIN CRISIS

Además, restó importancia al volumen de la ayuda en un sector que facturó en España, sólo en fresco, 14.700 millones de euros y que, junto al transformado, no recibió subvenciones por valor de entre 460 y 490 millones de euros. "Si calculamos el porcentaje estamos viendo que es un sector que funciona prácticamente sin ayudas, que tenemos que ayudarle en situaciones puntuales de crisis graves, motivadas la mayoría de ellas por crisis climáticas adversas", incidió.

Apostó también por "reforzar la comercialización y promoción para el consumo" y estimó que "las empresas de transformación van relativamente bien, sobre todo en sectores con más demanda, como los zumos".

A diferencia de esta opinión, la propuesta de reforma de la Comisión ha suscitado las críticas del sector hortofrutícola español que Espinosa achacó este lunes al "delicado" periodo "de precampañas electorales" en el que, dijo, "a veces conviene hacer ruido".

Reiteró que "si vemos lo datos, estamos hablando de un sector que prácticamente no recibe ayudas y que tenemos que reforzarlo para que siga creciendo".