21 de febrero de 2020
 

Derribando los mitos del trabajo infantil

Actualizado 14/11/2017 9:58:13 CET
Kanya
TIATEMJEN JAMIR/WORLD VISION
  

MADRID, 14 Nov. (Por Elena Gaia, asesora senior sobre violencia contra la niñez para World Vision) -

Escuchamos con frecuencia muchas excusas para justificar el trabajo infantil: "La economía en algunos países colapsaría si los niños no trabajaran". "Los niños están aprendiendo habilidades que les ayudarán cuando sean mayores". "Cuando era más joven, dediqué tiempo a ayudar a mis padres ayudándoles con su negocio, y eso fue bueno para mí".

Pero hay un hecho único que derriba cada excusa: si los niños están trabajando, y no pueden ir a la escuela, el ciclo nunca acabará.

Ciertamente el crecimiento económico es deseable, pero por sí solo, éste no mejora la calidad de vida de los niños más vulnerables. La educación es ese factor que contribuirá a que los niños tengan mejores oportunidades de generar ingresos dignos cuando sean adultos y esto evitará que sus hijos deban trabajar.

Foto: ELENA GAIA / WORLD VISION

Es por esta razón que proveer educación gratuita y de calidad es una de las recomendaciones más importantes que World Vision realiza a los tomadores de decisión en el marco de la IV Conferencia Global sobre Trabajo Infantil que tiene lugar del 14 al 16 de noviembre en Buenos Aires, Argentina. Hay aproximadamente 152 millones de niños trabajadores a nivel global, y a pesar de los progresos obtenidos desde 2012 el ritmo de la reducción del trabajo infantil se ha ralentizado significativamente.

Kanya es una niña de 12 años, que vive en Agra, India. Cose en casa junto con su madre y dos hermanas mayores. Ella es una de las 64 millones de niñas que trabajan.

"Todos mis amigos también han dejado la escuela para trabajar en casa", explica Kanya. "Todos tuvimos que dejar la escuela para ayudar a traer sustento para nuestras familias. Mi esperanza es que mi hermana y hermano menor no tengan que hacer lo mismo". Kanya estaba en quinto grado cuando dejó de ir a la escuela.

En el marco de esta conferencia, World Vision está urgiendo a los gobiernos que fortalezcan sus sistemas de protección social y de la niñez. ¿Cómo se logra esto?

- Cambiando la mentalidad de las personas que justifican el trabajo infantil.

- Apoyando a las madres, padres, maestros y amigos que actúan cuando un niño o una niña deja de ir a la escuela.

- Apoyando a las familias para que generen ingresos de manera sostenible sin recurrir a ofrecer a sus hijos como mano de obra.

- Asegurando que la gente pueda denunciar el trabajo infantil a las autoridades cuando lo presencien.

Quizás se pregunte ¿qué puedo hacer yo ante esta situación? ¿Debería evitar comprar en algunas tiendas? Con frecuencia, es difícil determinar qué productos y servicios utilizan mano de obra infantil. Exigir transparencia y rendición de cuentas a las empresas que producen los bienes y servicios que consumimos es importante. Esta es la razón por la que World Vision está solicitando a los gobiernos que exijan a las compañías revelar cómo sus productos son manufacturados.

Foto: ELENA GAIA / WORLD VISION

Con frecuencia leemos etiquetas que indican "producto no probado en animales", por ejemplo en el maquillaje; sin embargo, no hay ninguna indicación de que haya habido o no trabajo infantil en el proceso de producción o en la obtención de los ingredientes o productos para manufacturarlos.

Esto necesita cambiar y para ello Necesitamos la acción valiente y determinada de los gobiernos y de nosotros como consumidores para eliminar el trabajo infantil.

Cifras adicionales:

- 75% de los niños trabajadores tienen entre cinco y 14 años de edad.

- Un tercio de los niños que trabajan no van a la escuela.

- Más de dos tercios del trabajo infantil ocurre en el marco del seno familiar o en el sector agrícola.