Dinamarca pide perdón a los niños que sufrieron abusos en centros de acogida estatales tras la IIGM

Publicado 13/08/2019 22:51:40CET
La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen
La primera ministra de Dinamarca, Mette FrederiksenREUTERS / HANNIBAL HANSCHKE - Archivo

COPENHAGUE, 13 Ago. (DPA/EP) -

La primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen, ha formulado este martes una disculpa oficial a los niños del país que sufrieron abusos en centros de acogida estatales tras la Segunda Guerra Mundial.

"Me gustaría mirar a cada uno de vosotros a los ojos y decir lo único correcto: Lo siento", ha dicho. "Lo siento por las injusticias que sufristeis vosotros y vuestros seres queridos", ha agregado.

"Para los que estáis aquí y para los que estuvieron y los que estarán. En nombre de Dinamarca: Lo siento", ha manifestado, en el marco de una ceremonia en Marienborg, la residencia oficial de la primera ministra.

Una de las instituciones responsables de abusos fue la de Godhavn, en el norte de Selandia, donde los niños sufrieron palizas, abandono y otras formas de abuso entre 1946 y 1976.

Muchos de los presentes en la ceremonia estuvieron internados en dicho centro y su sufrimiento ha sido rememorado de forma breve por la historiadora Sarah Strid, quien ha citado las conclusiones de una investigación oficial publicada en 2012.

Frederiksen, que se ha mostrado muy conmovida por el relato, ha manifestado que los niños no son los responsables de lo sucedido. "Los adultos fueron los responsables, como lo fue la sociedad al cerrar los ojos", ha lamentado.

Las víctimas de abusos han reclamado durante los últimos catorce años una disculpa oficial por el fracaso del Estado a la hora de supervisar estos centros de acogida.

El director de la Asociación Nacional del Centro para Niños de Godhavn, Poul-Erik Rasmussen, ha afirmado durante el acto que la disculpa ayudará a cerrar las heridas, si bien ha recalcado que "el dolor y los recuerdos nunca desaparecerán".

"Durante años me he sentido culpable. Ya no tenemos que hacerlo", ha dicho, en referencia al discurso de la primera ministra. Rasmussen entró en los sesenta en el centro después de que su madre, viuda, pidiera ayuda a las autoridades para evitar que dejara de ir a clase.

Tras el acto, Frederiksen ha dado un abrazo a Rasmussen y ha invitado a los presentes a plantar un árbol en los jardines de Marienborg en recuerdo a los que estuvieron internados en el centro. Dinamarca prohibió los castigos corporales en 1967.

Contador

Para leer más