El diplomático suizo coautor del Pacto Mundial para la Migración defiende el acuerdo frente a las críticas

Refugiados por los enfrentamientos intercomunitarios en el sur de Etiopía
REUTERS / BAZ RATNER - Archivo
Publicado 12/11/2018 15:02:42CET

ZÚRICH, 12 Nov. (Reuters/EP) -

Pietro Mona, el diplomático suizo que ha sido coautor del Pacto Mundial para la Migración, ha defendido este lunes el acuerdo frente a las crecientes críticas y ha subrayado que permite a países pequeños como el suyo defender sus intereses.

El acuerdo, suscrito en julio por 192 de los 193 Estados miembro de la ONU --con la única excepción de Estados Unidos--, será firmado en diciembre en Marruecos. El Pacto Mundial para Migraciones Seguras, Ordenadas y Regulares aborda por qué las personas migran, cómo protegerlos, cómo integrarlos en nuevos países, cómo devolverlos a sus hogares y otros asuntos.

El Pacto Mundial para la Migración fue impulsado tras la crisis migratoria en 2015 en Europa, que supuso la mayor llegada de inmigrantes y refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

Las declaraciones de Pietro Mona, embajador de Suiza en materia de política migratoria y desarrollo, llegan en un momento de creciente oposición al pacto, con el aviso del Gobierno conservador de Hungría, que ya ha asegurado que no firmará el pacto en la ceremonia que tendrá lugar en Marruecos en diciembre.

Austria decidió retirar su apoyo al acuerdo en octubre y los primeros ministros de Polonia y de República Checa han dicho que no tienen claro si continuarán respaldándolo. Mona ha afirmado que los negociadores suizos merecen un reconocimiento por lograr que este pacto se convierta en el primer documento a nivel internacional que fija las obligaciones de los países para cooperar en materia migratoria y de repatriación de migrantes.

"El pacto migratorio nos da un instrumento adicional que nos ayuda a negociar acuerdos de repatriación, por ejemplo con países como Eritrea", ha explicado, en una entrevista publicada este lunes en el diario 'Blick'.

Tras algunas dudas, el Gobierno suizo dijo en octubre que firmará el acuerdo a la espera de clarificar su contenido relativo a la detención de menores migrantes de quince años para su deportación, un extremo que permite la legislación helvética pero desaconseja el pacto de la ONU.

Desde entonces, comisión de las dos cámaras del Parlamento han pedido que se retrase la firma del pacto por parte de Suiza y que se permita al Parlamento tomar una decisión sobre el acuerdo, quizá con la convocatoria de un referéndum.

Algunos políticos, principalmente de fuerzas de derechas, se han quejado de que el pacto podría difuminar la línea entre la migración legal e ilegal y socavar la soberanía de cada país.

La representante especial de Naciones Unidas para las Migraciones Internacionales, Louise Arbour, ha lamentado que haya países intentando actuar en contra del pacto y ha subrayado que solo busca mejorar la gestión de los flujos migratorios.