La educación, clave para el futuro de los niños rohingya refugiados en Bangladesh

Publicado 16/08/2019 12:03:13CET
Niños refugiados rohingya en el asentamiento de Cox's Bazaar en Bangladesh
Niños refugiados rohingya en el asentamiento de Cox's Bazaar en Bangladesh - REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN

MADRID, 16 Ago. (EUROPA PRESS) -

La educación y formación de los 500.000 niños rohingya refugiados en Bangladesh no cumple con los mínimos que UNICEF exige, por lo que la organización ha hecho este viernes un llamamiento para la recaudación de fondos, que se destinarán a este fin.

Hasta junio de este año, UNICEF ha conseguido, junto con otras organizaciones humanitarias, escolarizar a más de 192.000 menores en 2.167 centros educativos, aunque aún son necesarios unos 640 centros más, según el informe de la agencia sobre esta cuestión. También han indicado que el 97 por ciento de adolescentes mayores de 15 años no reciben ningún tipo de educación.

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, ha recordado que "la mera supervivencia de los niños y adolescentes rohingya en Bangladesh no es suficiente". "Es absolutamente prioritario que estos niños reciban la educación que necesitan y que puede garantizarles un futuro a largo plazo", ha aclarado.

De manera progresiva, se están implantando métodos formales de aprendizaje en los centros educativos de los asentamientos y los grupos humanitarios exigen a los gobiernos de Birmania y Bangladesh que contribuyan proporcionando planes de estudio, manuales y otros recursos para mejorar la calidad educativa. "Las esperanzas de una generación de niños y adolescentes están en juego y no podemos permitirnos fallarles" ha declarado Fore.

UNICEF apoya el funcionamiento de centros juveniles donde los adolescentes aprenden habilidades vocacionales, a parte de la alfabetización y aritmética básica. Existen unas 70 instalaciones de este tipo, pero se necesitan más, según la organización. La educación no solo abre puertas al futuro de estos jóvenes, sino que les protege de las acciones de traficantes que se aprovechan de su situación, prometiéndoles que los sacarán del país. Las mujeres y niñas además sufren una tasa más alta de abusos y acoso, especialmente por la noche.

El representante de UNICEF en Bangladesh, Tomoo Hozumi, ha expresado que "el objetivo es captar a los adolescentes, ayudarles a que adquieran las habilidades que necesitan para hacer frente a los riesgos que enfrentan, entre ellos la trata, el abuso y -- en el caso de las niñas--, el matrimonio precoz".

El Gobierno de Bangladesh ha liderado una serie de avances en materia de salud y saneamiento de los asentamientos para refugiados rohingya, en los cuales han colaborado varias organizaciones humanitarias, como la instalación de tuberías para trasladar agua clorada, reduciendo así los riesgos de diarrea y otras enfermedades transmitidas por el agua. También se han instalado centros de salud donde mujeres embarazadas y niños son atendidos durante todo el día.