EEUU pedirá pena de muerte para el autor de la masacre en la sinagoga de Pittsburgh

Publicado 27/08/2019 3:06:39CET
Sinagoga de Pittsburgh
Sinagoga de PittsburghREUTERS - Archivo

WASHINGTON, 27 Ago. (Reuters/EP) -

Los fiscales de Estados Unidos pedirán pena de muerte para un hombre de Pensilvania acusado de irrumpir en una sinagoga de Pittsburgh en 2018 con un rifle semiatomático y acabar con la vida de 11 personas, según los documentos judiciales presentados este lunes.

Robert Bowrers, de 46 años, gritó "todos los judíos deben morir" mientras disparaba contra las congregaciones reunidas para un servicio sabático en la sinagoga del Árbol de la Vida el pasado 27 de octubre, según han señalado las autoridades.

Bowers se declaró inocente ante el Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Pittsburgh de una acusación de 63 cargos y está a la espera de un juicio. Los cargos incluyen el uso de un arma de fuego para cometer asesinatos y la obstrucción del ejercicio libre de creencias religiosas que resultan en la muerte, según la presentación judicial.

"Robert Bowers expresó su odio y desprecio hacia los miembros de la fe judía y su tirria hacia los miembros de la fe judía jugó un papel en los asesinatos", han recalcado los fiscales.

La masacre en la sinagoga del Árbol de la Vida ha sido el ataque más mortífero contra judíos estadounidenses en el país. La sinagoga se encuentra en un barrio históricamente judío de Pittsburgh, que cuenta con una de las poblaciones judías más grandes y antiguas de Estados Unidos.

Bowers tenía como objetivo ese lugar "para maximizar la devastación, aumentar el daño de sus crímenes e infundir miedo dentro de las comunidades judías locales, nacionales e internacionales", según han afirmado los fiscales en documentos judiciales.

VÍCTIMAS VULNERABLES

Los fiscales federales han asegurado que Bowers atacó a varias personas que eran particularmente vulnerables debido a su avanzada edad y demostró una falta de remordimiento después del tiroteo masivo.

Entre las víctimas había una mujer de 97 años y una pareja de unos 80 años. Dos civiles y cinco agentes de Policía resultaron heridos antes de que Bowers, que iba armado con un rifle de asalto y tres pistolas, fuera disparado por la Policía.

Bowers, quien vivía en un suburbio de Pittsburgh, publicó comentarios antisemitas en sus redes sociales, incluida una publicación la misma mañana del tiroteo en la que denunció el trabajo de la Sociedad Hebrea de Ayuda al Inmigrante, una organización benéfica judía de Estados Unidos.

El tiroteo se produjo tras un aumento en el número de delitos de odio y el número de grupos de odio en Estados Unidos, según informes de la Oficina Federal de Investigaciones y el Centro de Leyes de Pobreza del Sur.

Para leer más