EEUU se prepara para las protestas por el traslado de su Embajada a Jerusalén

Vista de la Ciudad Vieja de Jerusalén
REUTERS / AMMAR AWAD
Actualizado 05/12/2017 22:27:16 CET

JERUSALÉN, 5 Dic. (Reuters/EP) -

El consulado de Estados Unidos en Jerusalén ha emitido este martes una alerta de seguridad por las protestas convocadas contra el traslado de la Embajada a la Ciudad Santa --lo que supone reconocerla como capital israelí--, que se espera que se haga oficial en las próximas horas.

"Ante los crecientes llamamientos a manifestarse a partir del 6 de diciembre en Jerusalén, los empleados del Gobierno estadounidense y sus familiares no podrán, hasta nuevo aviso, hacer viajes personales a la Ciudad Vieja y a Jerusalén Este", ha indicado el consulado.

Además, ha recomendado a todos los ciudadanos estadounidenses que se encuentren en Jerusalén estos días, no solo a sus trabajadores, a "evitar los lugares con concentraciones masivas y donde se haya aumentado la presencia policial y/o militar".

La Casa Blanca ha confirmado este martes que el presidente, Donald Trump, dará a conocer el miércoles su decisión final sobre la Embajada en Israel. El propio Trump ha avanzado por teléfono a su homólogo palestino, Mahmud Abbas, y al primer ministro hebreo, Benjamin Netanyahu, su intención de trasladar la sede diplomática de Tel Aviv a Jerusalén.

Una ley estadounidense de 1995 ya establece que la Embajada debe estar ubicada en Jerusalén, no en Tel Aviv. Sin embargo, durante estas dos décadas los sucesivos presidentes han ido prorrogando una exención que plantea aplazar dicho traslado en aras del "interés nacional". El magnate neoyorquino también renovó la exención el pasado mes de junio.

Este cambio de sede supone reconocer Jerusalén como capital israelí, un asunto que está en el corazón del conflicto entre palestinos e israelíes y que se ha revelado como uno de los principales escollos en las conversaciones de paz porque ambas comunidades reclaman la Ciudad Santa como capital.

Trump ha tenido varias conversaciones telefónicas este martes con líderes árabes --el rey de Abdalá II de Jordania, el rey Salman de Arabia Saudí y el presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi-- que le han advertido de que este cambio rompería el frágil equilibrio de Jerusalén y enterraría el proceso de paz.

El Gobierno de Jordania incluso ha anunciado que convocará a la Liga Árabe y la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) para analizar la iniciativa estadounidense y "coordinar" posturas. Ambos bloques ya han expresado su preocupación por la imprevisible deriva de los acontecimientos.