EEUU y Sudán acuerdan mejorar sus relaciones e intercambiarán embajadores 23 años después

Publicado 04/12/2019 19:35:11CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este miércoles que fortalecerá sus relaciones diplomáticas con Sudán a través del intercambio de embajadores, cerca de 23 años después de que Washington retirara a su embajador del país africano.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, ha realizado el anuncio en una jornada en la que el primer ministro sudanés, Abdalá Hamdok, se encuentra en la que es su primera visita a Washington desde que asumiera el cargo.

"Nos satisface anunciar que Estados Unidos y Sudán han decidido iniciar el proceso de intercambiar embajadores tras un espacio de 23 años", ha dicho Pompeo, quien ha recalcado que la medida "es un paso significativo para fortalecer las relaciones bilaterales".

Así, ha hecho hincapié en que la medida llega tras la llegada al poder de un Gobierno de transición en el que participan civiles y que trabaja para "aplicar vastas reformas bajo el acuerdo político y constitucional del 17 de agosto de 2019".

"Esperamos trabajar con el Senado para confirmar un embajador en Sudán", ha dicho Pompeo, quien ha alabado el trabajo de Hamdok al frente del país africano y que haya "roto con las políticas y prácticas del régimen anterior".

En este sentido, ha manifestado que el primer ministro sudanés "ha demostrado un compromiso con las negociaciones de paz con los grupos opositores armados, establecido una comisión para investigar la violencia contra manifestantes, y se ha comprometido a celebrar elecciones democráticas tras el periodo de 39 meses de transición".

"Estados Unidos sigue siendo un socio firme del pueblo sudanés en su búsqueda de la paz, la seguridad, la prosperidad, la democracia y la igualdad", ha zanjado Pompeo, en un comunicado publicado por el Departamento de Estado.

El último embajador de Estados Unidos en Sudán fue Tim Carney, quien abandonó el cargo en noviembre de 1997, en medio del deterioro de las relaciones diplomáticas por las acusaciones contra Jartum por respaldar el terrorismo y tras la aplicación de duras sanciones económicas por parte de Washington, que ya había suspendido las operaciones en su Embajada en 1996.

"INAMOVIBLE APOYO" A LA TRANSICIÓN

Hamdok se ha reunido durante la jornada con el vicesecretario de Estado para Asuntos Políticos, David Hale, quien le ha trasladado el "inamovible apoyo de Estados Unidos a la transición democrática en Sudán".

En este sentido, ha hecho hincapié en el objetivo de completar la formación del gobierno de transición a través del establecimiento del Consejo Legislativo de Transición y ha incidido en la importancia de mejorar las relaciones bilaterales.

Hale ha apostado además por mantener "esfuerzos cooperativos" para "acelerar los progresos y lograr una paz definitiva entre el Gobierno y los grupos opositores armados".

Hamdok fue nombrado primer ministro de Sudán en agosto, a raíz de un acuerdo para la transición entre la junta militar que se hizo con el poder tras el golpe de Estado de abril contra Omar Hasán al Bashir y las fuerzas opositoras que encabezaron meses de protestas contra el expresidente.

El Ejército sudanés derrocó a Al Bashir después de 16 semanas de protestas que pusieron fin a tres décadas de régimen. El expresidente será juzgado inicialmente por posesión de divisa extranjera, corrupción y recepción ilegal de regalos, si bien el 13 de mayo también fue imputado por la muerte de manifestantes.

El gobierno de transición ha iniciado un proceso de paz con diversos grupos rebeldes, ha aprobado una ley para "desmantelar" el régimen de Al Bashir --incluida la disolución del Partido del Congreso Nacional (NCP)-- y ha abolido las polémicas leyes de orden público, que regulan la libertad de vestuario, movimiento, asociación, trabajo y estudio de las mujeres.

RETIRADA DE SANCIONES

Hamdok reclamó en septiembre al Gobierno de Estados Unidos que retire sus sanciones para eliminar las "trazas dañinas" del antiguo régimen, algo sobre lo que Washington aún no se ha pronunciado.

"Pedimos a Estados Unidos que retire a Sudán de su lista de países que patrocinan el terrorismo y que no siga castigando a los sudaneses por actos cometidos por el despiadado régimen, del que nuestra gente ha sido especialmente víctima y resistente de forma valiente", dijo.

"Sólo retirándonos de la lista podremos seguir adelante y de forma inmediata para llevar a cabo esfuerzos de desarrollo y reconstrucción. Solo entonces podremos eliminar las trazas dañinas y los impactos de las políticas equivocadas del antiguo régimen", aseveró.

En este sentido, Hamdok subrayó que el pueblo sudanés "nunca ha apoyado el terrorismo" y que "fueron actos del antiguo régimen que han sido resistidos por los sudaneses hasta el final".

Sudán fue designado patrocinador estatal de terrorismo en 1993 bajo el expresidente estadounidense Bill Clinton. Washington levantó un embargo comercial de 20 años contra Sudán en 2017 y estaba en el proceso de discusiones para eliminarlo de la lista cuando tuvo lugar el golpe de Estado contra Al Bashir.

Contador

Para leer más