EEUU suspende sus ataques con 'drones' para enmendar las relaciones con Pakistán

Actualizado 24/12/2011 10:35:23 CET
Avión No Tripulado (Drone) Estadounidense
REUTERS

WASHINGTON, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

La agencia de Inteligencia estadounidense CIA decidió suspender hace seis semanas de forma temporal los ataques aéreos con aviones no tripulados en territorio paquistaní contra objetivos insurgentes que pudieran suponer una amenaza para las tropas estadounidenses o afganas con el fin de enmendar las relaciones bilaterales entre Washington e Islamabad, según han confirmado altos cargos estadounidenses.

Según ha informado el diario norteamericano 'Los Angeles Times', la CIA pretende recobrar la confianza perdida en su institución a raíz de los diversos accidentes mortales que han acabado con la vida de decenas de soldados y civiles paquistaníes.

Este alto el fuego desde 'drones', no declarado de forma pública, también ha sido rubricado a colación del debate que ha surgido en el seno del Gobierno estadounidense sobre el papel de la CIA en los ataques con aviones no tripulados, que se iniciaron en 2004.

Si bien centenares de insurgentes han sido aniquilados con estas ofensivas, varias voces en el seno del Departamento de Estado norteamericano y en el Consejo Nacional de Seguridad los han tachado de contraproducentes, ya que los militantes rasos son fácilmente reemplazables en las filas insurgentes. Sin embargo, las acusaciones vertidas desde el Gobierno paquistaní contra Estados Unidos por la muerte de civiles ha desestabilizado las relaciones bilaterales, clave en la lucha contra los talibán tanto en este país como en Afganistán.

Entretanto, altos mandos de la Inteligencia estadounidense han urgido a la CIA a que reduzcan sus acciones ofensivas y les han instado a que refocalice sus tareas al espionaje. Las operaciones antiterroristas de índole secreta que el Pentágono lleva a cabo en Yemen y Somalia es una de las ofertas que se encuentran sobre la mesa para la CIA.

Como consecuencia, la CIA, de forma temporal, ha cancelado sus operaciones militares contra milicias como la red Haqqani, un grupo insurgente que combate con los talibán y que ha sido identificado como una de las grandes amenazas para la estabilidad afgana.

El número de ataques con aviones no tripulados en Pakistán ha aumentado de forma considerable durante el mandato del presidente Barack Obama, a raíz del incremento de las competencias de la CIA en julio de 2008, decretadas por el entonces mandatario estadounidense, George Bush, que refrendaba las ofensivas contra militantes desconocidos pero cuyos "patrones de vida" sugieren su implicación en actividades terroristas o insurgentes.

Por su parte, un responsable de Defensa de Pakistán en Washington ha esgrimido que Islamabad quiere tener voz y voto en los ataques con aviones tripulados emprendidos por la CIA en terreno paquistaní, a lo que la Administración estadounidense se han negado en rotundo, en alusión a los numerosos objetivos que se han escabullido tras compartir información de Inteligencia con Pakistán.

Es, en este punto, donde se encuentra el epicentro de los sucesivos sismos que sacuden las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Pakistán. El asalto realizado por la unidad militar de élite norteamericana al complejo donde residía el ex líder de la organización terrorista Al Qaeda Usama bin Laden y que concluyó con su muerte originó la indignación y las críticas del Gobierno paquistaní.

ESCEPTICISMO SOBRE LOS LOGROS

En este contexto, antiguos altos mandos estadounidenses han exigido a la CIA que reconsidere su misión. "Mucha gente se plantea si podemos seguir intentando acabar con este problema a nuestra manera", ha dicho esta fuente, "hay bastante gente también que se está preguntando dónde está el final de todo esto".

En este sentido, un responsable del Departamento de Estado norteamericano ha insistido que los ataques aéreos contra insurgentes de bajo rango más que ayudar, dañan los intereses estadounidenses en Pakistán.

"Lo que ha hecho recapacitar al Departamento es el impacto de las operaciones con 'drones' en la opinión pública y la coacción que ejerce sobre el Gobierno civil", ha declarado esta fuente bajo la condición de anonimato. "Los continuos ataques probablemente motiven a aquellos que quieren luchar contra nosotros", ha añadido.

La ex directora para Pakistán del Consejo Nacional de Seguridad Shamila Chaudhary ha afirmado que las operaciones antiterroristas estadounidenses son "una razón, aunque no la única, por la que las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán se han deteriorado". "Hasta que la controversia sobre este asunto perdure, los dos países irán de una crisis en otra", ha apostillado.

De acuerdo con la web Long War Journal, que recaba los ataques perpetrados en Pakistán y recogidos en los medios, la CIA ha acometido 64 ataques con misiles en Pakistán durante este año, el último de ellos tuvo lugar el 16 de noviembre. El año pasado fueron 114 y, en 2009, un total de 53.

El balance de muertos en dichos ataques es incierto, si bien el 'think tank' de Washington New American Foundation calcula que 1.717 personas, de los cuales 1.424 son insurgentes, han muerto, víctimas de las ofensivas de los 'drones'. Otros recuentos realizados por otras organizaciones elevan esta cifra.