El Ejército de Afganistán confirma un cambio en su estrategia contra los talibán

Soldados afganos en Helmand
ABDUL MALIK / REUTERS - Archivo
Publicado 13/12/2018 20:50:09CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Afganistán ha anunciado este jueves un cambio en su estrategia en la lucha contra los talibán que se centra en actuar contra las fuentes de financiación y sus dirigentes, en lugar de contra los combatientes rasos.

El general Abdulhamid Hamid, comandante del 201º Cuerpo Atal del Ejército en el Sur, ha recalcado que el grupo ha perdido la mayoría de sus fuentes de financiación tras la destrucción de laboratorios de drogas en bombardeos en Helmand y otras provincias.

Asimismo, ha agregado que estos ataques han estado dirigidos también contra instalaciones de fabricación de explosivos, al tiempo que se ha incrementado la presión internacional sobre los países que entregaban dinero y armas a los insurgentes, según ha informado la agencia afgana Pajhwok.

Durante la jornada han sido ejecutados varios bombardeos en las provincias de Ghazni y Paktika (sureste), que se han saldado con la muerte de 15 supuestos milicianos, tal y como ha recogido la agencia local Jaama Press.

Por su parte, fuentes gubernamentales citadas por la agencia británica de noticias Reuters han confirmado el cambio de estrategia y han señalado que el objetivo ha sido puesto sobre los comandantes del grupo insurgente, ya que se los considera un obstáculo para unas posibles conversaciones de paz.

"Los comandantes de campo endurecidos por la guerra son el mayor obstáculo para los esfuerzos de paz porque creen que están ganando por la vía militar", han argumentado. "El plan fue diseñado para eliminarles y allanar el camino para las conversaciones", han añadido.

El portavoz del Ministerio del Interior, Nayib Danish, ha recalcado que las fuerzas gubernamentales usarán todos los medios a su disposición para eliminar los obstáculos en el camino hacia la paz y la estabilidad.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, comunicó el lunes los principios básicos de negociación a la delegación que tiene previsto participar en conversaciones de paz directas con los talibán.

LOS ESFUERZOS POR LA PAZ

La decisión del mandatario sobre la designación del equipo llegó días después de que el enviado especial de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Jalilzad, pidiera a Kabul que creara esta delegación, que estará encabezada por el jefe de gabinete, Abdul Salam Rahimi, y contará con tres mujeres.

Los talibán habían informado días antes de que la reunión que mantuvieron en su oficina de Qatar durante tres días con Jalilzad terminó sin alcanzar ningún acuerdo, después de el representante norteamericano dijera que se había fijado abril de 2019 como plazo para poner fin a la guerra en el país centroasiático.

Esa fecha coincide con la de la convocatoria de las próximas elecciones presidenciales en Afganistán. Dos responsables estadounidenses confirmaron que la segunda ronda de conversaciones de paz terminó la semana pasada y que los talibán esperan que Jalilzad vuelva a Qatar para otra reunión antes de que acabe 2018.

La situación de seguridad en Afganistán se ha deteriorado desde que la OTAN puso fin a su misión de combate en 2014 mientras los talibán mantenían y reforzaban sus ataques para tratar de hacerse con el control del territorio e imponer una estricta versión de la ley islámica en todo el país.

Este mismo lunes, el Ejército afgano ha anunciado la muerte de un comandante de los insurgentes y otros once talibán en una operación en la provincia de Faryab (norte), tal y como ha recogido la agencia afgana de noticias Jaama Press.

En noviembre, el general Joseph Dunford, jefe de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, aseguró que los talibán "no están perdiendo" la guerra en el país centroasiático. "Utilizamos el término estancamiento hace un año y, en términos relativos, no ha cambiado mucho", afirmó, en su intervención en un foro de seguridad.

Los insurgentes han rechazado hasta el momento participar en conversaciones directas con el Gobierno afgano y han defendido un proceso previo con las autoridades estadounidenses, a las que reclaman la retirada de tropas internacionales de cara a un acuerdo de paz.