Las elecciones de este domingo en Hesse, nueva prueba de fuego para Merkel, en tres claves

Angela Merkel
REUTERS / TOBY MELVILLE
Publicado 27/10/2018 15:57:00CET

AfD podría conseguir presencia parlamentaria en el último Parlamento regional que le queda, tambaleando todavía más al Gobierno de Berlín

BERLÍN, 27 Oct. (DPA/EP) -

Poco más de seis millones de personas residen en la región de Hesse, en el centro de Alemania, que este domingo tiene una cita con las urnas en unos comicios que podrían precipitar los tiempos políticos en Alemania adelantando la salida del poder de Angela Merkel.

El "Land", en el que tan solo vive el 7,5 por ciento de la población de Alemania, tiene capacidad de hacer temblar el Gobierno en Berlín.

A continuación, tres claves para entender estos comicios regionales y su importancia:

¿QUÉ DICEN LOS SONDEOS?

Los últimos sondeos publicados auguran una fuerte caída de los partidos tradicionales. De acuerdo con una encuesta de la televisión pública "Politbarometer", considerada un buen termómetro de la sociedad germana, la conservadora Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel se adjudicará este domingo el 28 por ciento de los votos, frente al 38,3 por ciento que alcanzó en 2013, mientras que el Partido Socialdemócrata (SPD) se conseguirá previsiblemente en torno a un 20 por ciento de apoyos, una cifra raquítica en comparación con el 30,7 por ciento de hace cinco años.

La crisis de los conservadores y los socialdemócratas deja como principal beneficiado a Los Verdes. A la formación ecopacifista los sondeos le otorgan el 20 por ciento de los apoyos al tiempo que la convierten en un actor principal de cara a la formación de Gobierno gracias a al carismático candidato de origen árabe Tarek Al Wazir.

Como cuarta fuerza política figura el partido populista de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), con un 12 por ciento de voto estimado que le permitiría desembarcar en el último Parlamento regional que le faltaba por conquistar. A continuación, se situarían los liberales del FDP y los postcomunistas de La Izquierda, ambos con un ocho por ciento de los apoyos.

Un total de 4,38 millones de ciudadanos están llamados a las urnas en Hesse este domingo en unas elecciones a las que se presentan un total de 23 partidos. En las listas electorales figura el nombre de 691 candidatos.

¿CÓMO PUEDEN AFECTAR ESTAS ELECCIONES AL GOBIERNO DE MERKEL?

Las elecciones llegan en un momento de gran inestabilidad a escala nacional, con un Gobierno de coalición entre conservadores y socialdemócratas que ha vivido dos crisis profundas en sus dos primeros seis meses de vida y una canciller Angela Merkel debilitada en sus propias filas.

Varios políticos de la CDU han vinculado el futuro político de Merkel al resultado electoral que la formación conservadora logre en las elecciones.

De sufrir la debacle electoral que aventuran los sondeos, algunos analistas especulan con que Merkel podría renunciar por primera vez en casi dos décadas a presentarse como candidata a presidir la CDU*en el Congreso que tiene previsto celebrar el partido en diciembre. Ello podría suponer su despedida prematura del poder, pues la mandataria siempre ha recalcado que la presidencia del partido debe ir unida a la Cancillería.

El descalabro electoral de los partidos tradicionales también daría fuerza a los críticos del Partido Socialdemócrata (SPD), socios menores de los conservadores en el Gobierno en Berlín, de rescindir la alianza y abriría la puerta a una convocatoria adelantada de nuevas elecciones.

LA AFD, A POR SU ÚLTIMO PARLAMENTO REGIONAL

De acuerdo con los sondeos, las elecciones de Hesse le permitirán al partido populista de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) conquistar el último Parlamento regional que le quedaba.

El partido que en 2015 despuntó en plena crisis migratoria con un discurso xenófobo y antiinmigración conquistará previsiblemente este domingo la última Cámara Regional en la que todavía no gozaba de representación parlamentaria.

AfD ya había conseguido entrar antes en 15 de los 16 Parlamentos regionales y a nivel nacional es la tercera fuerza política del país desde las elecciones generales de septiembre de 2017, tan solo por detrás de los conservadores y socialdemócratas que integran el Gobierno de coalición.