Publicado 21/06/2021 23:10CET

El embajador de EEUU regresará a Moscú esta misma semana después de tres meses de ausencia

Archivo - El Kremlin y la plaza Roja de Moscú
Archivo - El Kremlin y la plaza Roja de Moscú - CONTACTO - Archivo

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Estados Unidos en Rusia, John Sullivan, regresará a Moscú esta misma semana después de tres meses de ausencia y tras el encuentro del pasado 16 de junio entre Vladimir Putin y Joe Biden celebrado en Ginebra y que ha servido para destensar las relaciones.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, ha informado este lunes del regreso de Sullivan "esta semana", al tiempo que ha expresado la voluntad de Washington a mantener los canales de comunicación con Rusia abiertos.

Este domingo fue el embajador ruso en Estados Unidos, Anatoli Antonov, quien regresó a Washington "dispuesto a solucionar todos los problemas".

Antonov llegó a Moscú el 21 de marzo pasado, cuatro días después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, respondiera afirmativamente a la pregunta de si creía que el presidente ruso, Vladimir Putin, es un asesino durante una entrevista con ABC News. Biden amenazó con hacerle pagar a Putin por la supuesta injerencia de Moscú en las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre de 2020.

El pasado 15 de abril, Biden impuso sanciones a 32 entidades e individuos de Rusia y expulsó a 10 funcionarios de la misión diplomática rusa. Con esas medidas Washington respondía a un ataque informático contra la empresa de programas informáticos SolarWinds y la interferencia en las elecciones presidenciales de 2020.

En respuesta, Rusia expulsó a 10 empleados de la legación estadounidense en Moscú, impuso sanciones a ocho altos cargos de Estados Unidos y recomendó, en un caso sin precedentes en la práctica diplomática, que el embajador John Sullivan viajara para consultas a Washignton.

Tanto Antonov como Sullivan, junto con otros altos cargos de ambos países, participaron en la reunión ampliada que Putin y Biden celebraron el 16 de junio en Ginebra. El regreso de los embajadores a sus puestos es el resultado más tangible de esta reunión, la primera cumbre ruso-estadounidense desde 2018.