Erdogan acusa a EEUU de usar "amenazas y chantaje" para solucionar los "problemas legales" con Turquía

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en Estambul
REUTERS / UMIT BEKTAS - Archivo
Publicado 01/10/2018 21:35:23CET

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha vuelto a acusar este lunes a Estados Unidos de usar "amenazas y chantaje" para intentar solucionar los "problemas legales" entre ambos países, al tiempo que ha resaltado que Ankara "no dará la espalda" a la Unión Europea (UE).

El mandatario ha resaltado que Washington "está en lo que equivale a una guerra comercial con China, la UE y varios países" y ha agregado que las autoridades estadounidenses "han perdido incluso más credibilidad por las medidas adoptadas contra Turquía".

"La situación en Turquía supone un mal precedente para Estados Unidos, ya que ningún país en el mundo podrá ver con confianza el futuro de sus relaciones con Estados Unidos", ha argumentado, según ha recogido el diario turco 'Hurriyet'.

Así, ha manifestado que las autoridades turcas "seguirán luchando en el marco de la diplomática y la ley contra este retorcido pensamiento de imponer sanciones usando a un pastor que está siendo juzgado por sus oscuras relaciones con organizaciones terroristas como excusa".

"La economía turca es suficientemente resiliente como para soportar estas amenazas y ataques", ha señalado, antes de reiterar que "los recientes acontecimientos que han causado volatilidad en las tasas de cambio no tienen nada que ver con las realidades económicas en el país".

El pasado 1 de agosto, Estados Unidos anunció medidas punitivas contra Turquía, que incluían a los ministros turcos de Justicia e Interior, después de que un tribunal de Estambul se negara a liberar a Andrew Brunson.

Brunson, que ha vivido durante más de dos décadas en Turquía, ha sido acusado de cargos de terrorismo y espionaje por sus supuestos vínculos con el clérigo islamista Fetulá Gulen, al que el Gobierno turco señala como 'cerebro' del fallido golpe de Estado de 2016. Lleva dos años detenido y se enfrenta a hasta 35 años de cárcel.

A raíz de estas primeras restricciones dictadas por la Administración de Donald Trump, Washington y Ankara anunciaron otras muchas, provocando una auténtica guerra económica. La consecuencia más grave ha sido el desplome de la lira turca.

DEJAR ATRÁS EL "PERIODO PROBLEMÁTICO"

Por otra parte, Erdogan ha lamentado que desde la UE haya habido "promesas incumplidas y acusaciones injustas" y ha asegurado que Ankara "no puede permanecer en silencio ante la injusticia en el proceso de acceso y el doble rasero".

"Algunos países europeos convirtieron una postura anti turca en material de política interna, lo que provocó una profundización de los problemas. Ahora dejamos atrás lentamente este periodo problemático", ha celebrado.

Por último, ha argüido que "está descartado volver la espalda a una región que es el primer socio comercial (de Turquía) y donde viven cerca de cinco millones de hermanos de origen turcos y millones de amigos sinceros".