5 de abril de 2020
 
Publicado 29/06/2019 13:28:12 +02:00CET

Erdogan recuerda que Turquía ha gastado 32.000 millones en refugiados y la ONU solo 1.750 millones

Recep Tayyip Erdogan en la cumbre de Osaka/G20
Recep Tayyip Erdogan en la cumbre de Osaka/G20 - REUTERS / JORGE SILVA

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha destacado este sábado desde la cumbre del G20 en Osaka que Turquía ha gastado 37.000 millones de dólares (unos 32.000 millones de euros) en los refugiados sirios que han llegado al país desde 2011, mientras que las organizaciones internacionales con la ONU al frente solo han invertido 2.000 millones de dólares (unos 1.750 millones).

"Turquía ha acogido a millones de personas que huían del conflicto sirio desde 2011 y ha gastado más de 37.000 millones de dólares en recursos para ellos. Los vecinos de Siria, como nosotros y Jordania, han estado solos asumiendo la carga de los refugiados. Insto a la comunidad internacional a asumir parte de esta carga para que podamos mantener nuestra ayuda y ayudar a los refugiados", ha afirmado, según recoge la prensa turca.

Así, ha cargado contra los países occidentales y sus "lecciones" sobre Derechos Humanos y les ha reprochado que han "suspendido" su examen sobre Derechos Humanos. "Mientras las políticas de conciencia no se impongan a los prejuicios contra los refugiados, seguirán muriendo los chiquillos en el mar", ha señalado en referencia a Ailan Kurdi, el niño de 4 años fallecido en 2015 intentando llegar a Europa.

Erdogan ha subrayado que desde 2011 entraron más de cuatro millones de refugiados en Turquía, entre ellos 3,6 millones de sirios que huían de la guerra.

Durante la cumbre de Osaka, Erdogan ha manetido encuentros bilaterales con el presidente ruso, Vladimir Putin; la canciller alemana, Angela Merkel; la primera ministra británica, Theresa May; y dirigentes de Francia, Indonesia, India y de la ONU, pero quizá el encuentro más significativo ha sido el mantenido con el presidente estadounidense, Donald Trump, con quien parece haber limado definitivamente asperezas.

"Por encima de todo, tenemos una asociación estratégica que fomenta nuestra cooperación en varios ámbitos", ha subrayado Erdogan tras su encuentro con Trump, que ha durado más de media hora.

ASESINATO DE JASHOGI

Uno de los escasos puntos que puede empañar la relación entre Turquía y Estados Unidos es el asesinato del periodista saudí afincado en Estados Unidos Yamal Jashogi, quien fue descuartizado por agentes saudíes en el Consulado saudí en Estambul el pasado 2 de octubre. Erdogan ha demandado prestar más atención a este caso y que los responsables rindan cuentas, mientras que Estados Unidos protege a su aliado saudí.

"Llevar ante la justicia a los responsables del asesinato de Jashogi, desde el más alto al más bajo nivel, es la tarea más importante de la comunidad internacional", ha indicado Erdogan desde Osaka, al tiempo que ha defendido que los sospechosos sean juzgados en Estambul porque "el incidente ocurrió en nuestro país".

El mandatario turco se ha referido expresamente al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, a quien todo apunta como responsable de ordenar el asesinato de Jashogi. Bin Salmán, presente en Osaka, no se ha reunido con Erdogan. "El primero que debe arrojar luz sobre esto es MBS (Mohamed bin Salmán) porque me lo prometió en una llamada telefónica, pero no se ha hecho nada hasta ahora", ha reprochado.