Publicado 18/03/2015 06:25CET

Erdogan reitera que no existe un problema kurdo en Turquía pese al proceso de paz

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha sostenido este miércoles que no existe un problema kurdo en Turquía, insistiendo en una postura que ha adoptado en los últimos días y que contradice sus comentarios de los últimos años.

"Lo repito una vez más: Turquía no tiene un problema kurdo. Como cualquier sector de la sociedad turca, nuestros hermanos kurdos tienen problemas. Hay un problema al no reconocer las identidades", ha dicho.

"Existe un problema al no respetar las creencias. Hay un problema en el subdesarollo. Claro que hay deficiencias, pero éstas disminuyen cada día", ha sostenido el mandatario, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.

Las palabras de los últimos días de Erdogan sobre este tema han sido criticadas por el copresidente del prokurdo Partido Democrático del Pueblo (HDP), Selahattin Demirtas, quien las ha tildado de "maniobra política". "Si no hay un problema kurdo, ¿por qué hay un proceso de paz?", se preguntó el lunes.

Las conversaciones de paz entre el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y el Gobierno turco comenzaron en octubre de 2012 con el objetivo de dar fin al conflicto que ha provocado más de 40.000 muertos en tres décadas, y que ha detenido el crecimiento de la región del sudeste de Turquía, de mayoría kurda.

Los líderes kurdos han hecho un llamamiento al Gobierno turco para llevar a cabo las reformas previstas en las conversaciones de paz con Ocalan, sin embargo, Ankara ha asegurado que para cumplir su parte del trato, los kurdos tienen que acelerar la retirada de su tropas del norte de Irak.

Estas reformas incluyen pasos para impulsar los derechos de la minoría kurda, incluyendo la abolición de la ley antiterrorista bajo la cual miles de kurdos han sido encarcelados por su relación con el PKK.

A través de las reformas también podría garantizarse el derecho a recibir una educación en idioma kurdo, así como disminuir el número de votos que necesitan los partidos para entrar en el Parlamento.

Para leer más