El estado brasileño de Minas Gerais cancela las licencias de la empresa minera Vale en dos minas tras el desastre

Publicado 07/02/2019 6:56:35CET
REUTERS

SAO PAULO, 7 Feb. (Reuters/EP) -

El estado brasileño de Minas Gerais ha cancelado la licencia de la empresa minera Vale para operar en dos minas, según ha informado este miércoles la compañía, después de la rotura de la presa de Brumadinho que ha acabado con la vida de al menos 150 personas.

El estado ha cancelado la licencia de Vale para operar la represa Laranjeiras. La represa abía sido utilizada en la operación de la mina Brucutu, que ya había sido suspendida por una orden judicial, lo que congeló cerca de un 9 por ciento de la producción de la compañía.

Minas Gerais también ha terminado el permiso de Vale para operar su mina Jangada, que había estado paralizada desde que colapsó la represa.

La compañía Vale, que estaba intentando apelar la decisión de la corte, ha señalado que también apelaría contra la cancelación de la licencia.

Defensa Civil ha precisado que de los 150 fallecidos, 134 ya han sido identificados y todavía se trabaja en poner nombre y apellidos a otros 16. En cuando a los 182 desaparecidos, 55 son trabajadores de la empresa minera Vale y los otros 127 residentes locales. Además, tres personas siguen hospitalizadas, de acuerdo con la Agencia Brasil.

El portavoz del Cuerpo de Bomberos de Minas Gerais, el teniente Pedro Aihara, ha desmentido los "rumores maliciosos" que indican que la operación de búsqueda y rescate está a punto de concluir, asegurando que las labores continuarán. No obstante, ha avanzado que la previsión de lluvia para la próxima semana podría dificultar los trabajos.

La presa reventó el pasado 25 de enero permitiendo que el agua y el barro se precipitaran sobre Brumadinho. Un alud de barro destruyó las sirenas que debieron alertar a los empleados y bloqueó una ruta de escape que había sido descrita como segura por parte de Vale.

Cinco empleados de la compañía extractiva fueron detenidos cuatro días después pero el martes fueron puestos en libertad por falta de pruebas. Las autoridades brasileñas han congelado más de 800 millones de reales (cerca de 191 millones de euros) de Vale para compensar a las víctimas.

Para leer más