Estados Unidos prevé devolver extranjeros a México mientras se resuelve su proceso migratorio

Actualizado 20/12/2018 18:07:40 CET
Frontera entre Estados Unidos y México vista desde Tijuana
REUTERS / CARLOS BARRIA

México defiende su derecho a no permitir la entrada de extranjeros, salvo "razones humanitarias"

"Los extranjeros que traten de engañar al sistema para entrar de forma ilegal ya no podrán desaparecer en EEUU", alega Washington

CIUDAD DE MÉXICO/WASHINGTON, 20 (EUROPA PRESS)

El Gobierno estadounidense ha comunicado al de México su deseo de aplicar una medida legal que le permitiría expulsar a extranjeros "no mexicanos" a este último país mientras se resuelve su proceso migratorio en Estados Unidos, algo que el Ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador está dispuesto a aceptar aunque con matices.

El Ministerio de Exteriores mexicano ha informado en un comunicado de que, este jueves por la mañana, ha recibido un aviso del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos en la que se le comunica la voluntad de Washington de aplicar una sección de la Ley de Inmigración y Nacionalidad que "le permitiría devolver a extranjeros no mexicanos".

La secretaria de Seguridad Interior estadounidense, Kirstjen M. Nielsen, también ha confirmado una medida que considera "histórica" y que entrará en vigor con efecto "inmediato". "Los extranjeros que traten de engañar al sistema para entrar a nuestro país de forma ilegal ya no podrán desaparecer dentro de Estados Unidos, donde muchos no llegan a sus audiencias en la corte", ha aseverado.

En cambio, estas personas "esperarán en México una decisión de un tribunal migratorio". Nielsen ha destacado que la política de "detener y liberar" se transformará ahora en otra de "detener y devolver", lo que eliminaría en su opinión "uno de los incentivos clave" para entrar en Estados Unidos.

Nielsen ha matizado que la medida también tendrá en cuenta las obligaciones legales internacionales, "incluidos los compromisos humanitarios", y espera que los migrantes afectados reciban "visados humanitarios" para poder tener derechos en México "mientras esperan la determinación legal de Estados Unidos.

"RAZONES HUMANITARIAS"

México "reafirma su derecho soberano a admitir o rechazar el ingreso de extranjeros a su territorio, en ejercicio de su política migratoria", ha respondido el Ministerio de Exteriores, que ha anunciado una serie de medidas con las que quieren actuar "en beneficio de las personas migrantes" y "proteger" el derecho de quienes aspiran a tener asilo en Estados Unidos.

Así, ha explicado que autorizará "por razones humanitarias y de manera temporal" el ingreso de "ciertas personas extranjeras" que hayan sido entrevistadas por las autoridades estadounidenses y tengan una citación para presentarse ante un juez de Estados Unidos. Todo ello "con base en la legislación mexicana vigente y los compromisos internacionales suscritos".

México permitirá que quienes ya hayan recibido la citación puedan permanecer en territorio mexicano y entrar y salir del país. "Tendrán derecho a un trato igualitario sin discriminación alguna y con el debido respeto a sus Derechos Humanos, así como la oportunidad de solicitar un permiso para trabajar a cambio de una remuneración, lo que les permitirá solventar sus necesidades básicas", ha explicado el Ministerio de Exteriores en su nota.

NO ES UN "TERCER PAÍS"

El Gobierno de López Obrador ha aclarado que los posibles acuerdos a los que lleguen Washington y Ciudad de México no constituyen "un esquema de tercer país seguro", según el cual las personas migrantes en tránsito estarían obligadas a solicitar asilo en México.

"Están dirigidas a facilitar el seguimiento de las solicitudes de asilo en Estados Unidos, sin que eso implique obstáculo alguno para que cualquier persona extranjera pueda solicitar refugio en México", ha apostillado el Ejecutivo mexicano.

El anuncio ha llegado dos días después de que los dos países vecinos anunciasen un acuerdo para destinar 35.600 millones de dólares (unos 31.340 millones de euros) al desarrollo de los países del Triángulo Norte --Honduras, Guatemala y El Salvador-- y el sur mexicano, en el marco de sus esfuerzos para hacer frente a la crisis migratoria en la región.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha denunciado una "invasión" de inmigrantes centroamericanos y ha reclamado a México medidas para evitar una mayor presión en la frontera, donde el inquilino de la Casa Blanca aspira a reforzar la seguridad con un muro.

Para leer más