Publicado 01/03/2021 10:16CET

Etiopía critica las declaraciones de EEUU sobre la situación en Tigray y recalca que es un asunto interno

Archivo - Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía
Archivo - Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Etiopía ha rechazado las críticas de Estados Unidos por las denuncias sobre atrocidades en el marco de la ofensiva en la región de Tigray (norte) y su petición sobre la retirada de las fuerzas aliadas de Adís Abeba en la zona y ha recalcado que "estos asuntos son responsabilidad única" de las autoridades del país africano.

El Ministerio de Exteriores etíope ha destacado en un comunicado que "un intento de Estados Unidos de realizar pronunciamientos sobre asuntos internos de Etiopía y, específicamente, la referencia al despliegue de fuerzas regionales de Amhara (...) es lamentable".

"Debe estar claro que estos asuntos son responsabilidad única del Gobierno de Etiopía, que, como nación soberana, es responsable de desplegar las estructuras de seguridad necesarias y los medios disponibles para garantizar que se cumple la ley en todos los puntos dentro de sus fronteras".

"El Gobierno federal tiene mandato de la Constitución para garantizar la paz y la seguridad contra todas las amenazas al orden constitucional en el país. Fue en el espíritu de su responsabilidad y de mantener unida a la nación ante fuerzas traicioneras y divisivas en el que el Gobierno lanzó las operaciones en Tigray", ha argüido.

Así, ha resaltado que el Ejecutivo "ha dejado clara" su postura sobre "los abusos de los Derechos Humanos y los crímenes supuestamente cometidos en la región de Tigray" y ha agregado que está "totalmente comprometido" con llevar a cabo investigaciones y llevar ante la Justicia a los responsables.

"En este sentido, el Gobierno no sólo ha aplaudido el apoyo de expertos internacionales de Derechos Humanos, sino que ha señalado a la posibilidad de colaboración en investigaciones conjuntas con los organismos relevantes de Derechos Humanos", ha manifestado.

"Etiopía tiene un compromiso inamovible a la hora de honrar sus responsabilidades internacionales, pese a la naturaleza desestabilizadora de los desafíos provocados por la alta traición de la banda criminal", ha dicho el Ministerio, en referencia al Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), objetivo de la ofensiva.

De esta forma, el Ministerio ha manifestado que "honrar las obligaciones y responsabilidades internacionales no debe ser considerado por ninguna entidad como una invitación a dar dictados sobre los asuntos internos de una nación soberana".

Por otra parte, ha incidido en que la prioridad del Gobierno "ha sido y sigue siendo" responder "de forma efectiva" a la situación humanitaria en la región de Tigray, al tiempo que ha asegurado que "sigue colaborando y coordinando sus acciones con socios internacionales para llegar a todas las personas en situación de necesidad".

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, mostró el domingo su "preocupación" por "los informes sobre atrocidades en la región de Tigray" y reclamó la "retirada inmediata" tanto del Ejército de Eritrea como de las llamadas fuerzas especiales de la región de Amhara como "el primer paso esencial" para rebajar la intensidad del conflicto.

La organización Amnistía Internacional acusó este viernes a las fuerzas eritreas de perpetrar una matanza de más de 200 civiles durante su operación conjunta con el Ejército etíope para tomar la ciudad de Axum, en el norte del país, durante la campaña librada por Etiopía contra el TPLF.

La ofensiva arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro, Abiy Ahmed, en respuesta a un ataque del TPLF --que entonces gobernaba en Tigray-- contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.

Para leer más