Publicado 25/02/2021 10:33CET

Etiopía pide a ACNUR que se disculpe tras la negativa de varios 'cascos azules' a regresar al país

Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed
Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

Los soldados habrían rechazado ser reemplazados por temor a posibles represalias tras la ofensiva en Tigray

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Etiopía ha reclamado al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) que se disculpe por la "desinformación" relativa a un incidente con un grupo de 'cascos azules' etíopes desplegados en Sudán del Sur que se negaron el lunes a volver al país africano por temor a posibles represalias.

Mohamed Tesema, director de la Dirección de Adoctrinamiento del Ejército etíope, ha indicado que estos 15 'cascos azules' tendrían lazos con el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), contra el que Adís Abeba lanzó una ofensiva en noviembre en Tigray, y les ha acusado de alterar el proceso normal de rotación de tropas de pacificación.

Así, ha manifestado que estos 'cascos azules' "manipularon la situación" para "dañar la imagen" de Etiopía e implicaron a "parte del personal de ACNUR que tiene lazos con la junta (del TPLF)" para difundir "desinformación", según ha recogido la cadena de televisión etíope Fana.

Mohamed ha hecho hincapié en que el organismo internacional debería disculparse por "haber hecho circular desinformación" que habría dejado ver que "los miembros de la misión de pacificación etíope se vieron afectados por una acción forzosa del Ejército".

Kirk Kroeker, portavoz de la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), manifestó el martes en declaraciones a la emisora Radio Tamazuj que 169 miembros del contingente etíope debían abandonar Yuba y "ser reemplazados con un nuevo despliegue, como parte del proceso normal de rotación de tropas de pacificación".

"Si bien esto aún ha de ser verificado, se ha informado de que aproximadamente 15 miembros del contingente optaron por no embarcar en el vuelo en el aeropuerto de Yuba y se produjo una pelea que dejó algunos heridos leves", apuntó.

Kroeker confirmó además que estos 'cascos azules' estaban recibiendo apoyo del Ministerio para Asuntos de Refugiados de Sudán del Sur y de ACNUR. Los soldados han reclamado asilo político en el país africano.

Uno de los 'cascos azules' etíopes que se negaron a embarcar en un vuelo de vuelta a Etiopía ha explicado en declaraciones a la cadena de televisión británica BBC que es miembro de la comunidad tigray y que teme por su vida a su vuelta al país.

En este sentido, ha denunciado discriminación contra los soldados tigray desde el inicio de la ofensiva contra el TPLF en Tigray (norte). "Nos desarmaron, anunciaron un toque de queda a las 22.00 horas y éramos vigilados por colegas de los grupos étnicos amhara y oromo", ha relatado.

Asimismo, otro de los 'cascos azules' ha manifestado que les prohibieron ver cualquier cadena de televisión que no fueran las estatales. "Perdimos totalmente nuestras libertades", ha señalado en declaraciones concedidas a esta misma cadena.

La ofensiva arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro, Abiy Ahmed, en respuesta a un ataque del TPLF --que entonces gobernaba en Tigray-- contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.