Actualizado 09/09/2010 02:04 CET

La Eurocámara celebra la revisión del caso de Sakineh Ashtiani

Ashtiani, mujer condenada a muerte en Irán por adulterio
HO NEW / REUTERS

ESTRASBURGO (FRANCIA), 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, ha celebrado "con cautela" el anuncio de las autoridades iraníes de aplazar la ejecución por lapidación de Sakineh Mohammadi Ashtiani para revisar el caso, el mismo día en que la Eurocámara ha exigido a Teherán el fin de la aplicación de este castigo por "cruel e inhumano".

"Celebro con cautela la noticia de la suspensión (de la ejecución). Parece una evolución en la dirección positiva, (pero) permaneceremos vigilantes y queremos establecer un diálogo abierto y total sobre Derechos Humanos con Irán", afirmó Buzek en un comunicado.

El presidente de la Eurocámara deja claro que la Unión Europea se opone "con firmeza" a la pena de muerte "en todas las circunstancias" y sostiene la lapidación "nunca puede ser aceptada o justificada".

Por ello, Buzek pide a las autoridades iraníes "una moratoria en las ejecuciones mientras abole la pena capital y descriminalizar el adulterio y las relaciones sexuales consentidas entre adultos".

También celebraron la suspensión temporal de la condena los socialistas españoles en la Eurocámara, que han expresado en un comunicado su esperanza de que sea el primer paso hacia la anulación total de condena y que siente un precedente para la mejora de los Derechos Humanos en Irán.

"La presión de la comunidad internacional, a la que se ha sumado este Parlamento, ha dado su fruto ante una sentencia que no cabe justificar ni aceptar, en ningún caso", ha declarado la eurodiputada y portavoz socialista en la comisión europarlamentaria de Asuntos Exteriores, María Muñiz.

Por su parte, la eurodiputada del Partido Popular (PP) Teresa Jiménez Becerril defendió el derecho inalienable a la vida de Sakineh Mohammadi-Ashtiani. "La pena de muerte es indigna de un país civilizado. Que además sea por lapidación sólo es propio de un país bárbaro", afirmó en un comunicado.