Publicado 04/03/2021 18:19CET

La Eurocámara lleva a la Comisión ante el TUE por no actuar contra EEUU pese a exigir Washington visados a países UE

Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea
Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea - Etienne Ansotte/European Commiss / DPA

BRUSELAS, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento europeo demandará ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea a la Comisión Europea por mantener la exención de visados a los viajeros procedentes de Estados Unidos, a pesar de que desde hace años Washington insiste en exigir este trámite a los europeos de cuatro Estados miembro: Bulgaria, Croacia, Chipre y Rumanía.

El pasado martes, la comisión de Asuntos Jurídicos del PE adoptó con 15 votos a favor, seis en contra y ninguna abstención una recomendación que pedía al presidente de la Eurocámara, David Sassoli, emprender acciones legales contra la Comisión.

Tras consultar con los servicios legales de la institución, Sassoli ha dado este jueves luz verde para acudir a la Justicia europea y denunciar al Ejecutivo comunitario por omisión, al no activar las medidas a que le obligan las reglas de la UE en represalia por la conducta de Washington. Los procesos en el Tribunal de Justicia de la UE suelen alargarse una media de dos años hasta que se dicta sentencia.

A pesar de que la Unión Europea liberalizó hace años la política de visados con Estados Unidos y todos sus Estados miembro permiten la entrada de ciudadanos de este país sin trámite consultar para estancias de menos de 90 días, Washington no aplica la reciprocidad en cuatro países del bloque a los que exige más medidas en materia de seguridad y otros.

Las reglas de la UE, sin embargo, establecen que si un país tercero no levanta la exigencia de visado en un plazo de 24 meses desde que se le notifica la no reciprocidad, la Comisión Europea está obligada a aprobar la reintroducción de los visados para sus nacionales durante un año, una medida que puede ser objetada tanto por el Consejo como por la Eurocámara.

La UE notificó a Washington el incumplimiento en abril de 2014 y en una resolución de 2017 la Eurocámara ya recordó a la Comisión Europea su obligación de actuar, una llamada que reiteró el pasado año.

Sin embargo, Bruselas se resiste a dar este paso porque considera que las consecuencias serían "contraproducentes" para los ciudadanos de los Veintisiete y que dañarían las relaciones bilaterales entre el bloque y Estados Unidos, por lo que insiste en el "diálogo diplomático".

En este sentido, el Ejecutivo comunitario insiste en que el reglamento europeo que se aplica a la política de visados pide "explícitamente" tener en cuenta las consecuencias de adoptar un acto delegado --necesario para suspender la exención-- en las relaciones exteriores de la UE.