Publicado 27/11/2015 20:58CET

Los exiliados iraníes en Irak denuncian la instalación de cámaras de vigilancia en 'Camp Liberty'

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Nacional de Resistencia Iraní ha denunciado este viernes la instalación de cámaras de vigilancia en 'Camp Liberty', donde se concentran los iraníes exiliados en Irak, para lograr mayor precisión en los "futuros ataques".

"El 26 de noviembre agentes de la comisión gubernamental encargados de eliminar a los residentes en 'Camp Liberty' liderados por Falé Fayaz, consejero nacional de seguridad de Irak, instalaron nuevas cámaras", ha dicho el Consejo en un comunicado.

El objetivo sería, de acuerdo con su versión, "hacer un reconocimiento más preciso del campamento y de los movimientos de sus residentes para infligir más víctimas en los futuros ataques con misiles".

La información --según ha sostenido el Consejo-- obtenida a través de estas cámaras de vigilancia "se pasará a la Embajada del régimen iraní en Bagdad y a las terroristas Fuerzas Quds".

El Consejo ha explicado que después del ataque con misiles del mes pasado las autoridades iraquíes no han permitido la entrada de materiales y equipos de construcción" para evitar que la población pueda continuar allí.

"La Resistencia Iraní recuerda los repetidos compromisos hecho por Naciones Unidas y Estados Unidos para garantizar la seguridad de los residentes en 'Camp Liberty', por lo que les reclama una acción urgente para retirar estas cámaras", ha dicho.

'CAMP LIBERTY'

'Camp Liberty' es uno de los asentamientos de la Organización de los Muyahidines del Pueblo de Irán (PMOI), considerado un grupo terrorista por la República Islámica, si bien Estados Unidos y la Unión Europea han decidido retirarle esta etiqueta.

El PMOI participó activamente en la revolución iraní de 1979 y llevó a cabo diversos ataques a edificios del gobierno, robo de bancos, asesinatos a funcionarios importantes y secuestro de extranjeros. Durante dicha época, el grupo mantuvo un discurso islamista chií mezclado con una adaptación de la ideología marxista revolucionaria.

Sin embargo, poco después de la revolución, las nuevas autoridades comenzaron a perseguir al PMOI, que se distanció políticamente del Gobierno. En 1986, Masud Rajavi alcanzó un pacto con el entonces presidente de Irak, Sadam Husein, en ese momento en guerra contra Irán, lo que terminó de distanciar las posturas entre ambas partes.

Durante el conflicto entre Irán e Irak, el PMOI participó del lado iraquí y lanzó ataques contra territorio iraní, lo que fue utilizado por Teherán para lanzar una campaña contra el grupo y reducir su apoyo social en el interior del país.

Pese a que Irak proporcionó cobertura al PMOI y respaldó sus ataques contra Irán, la caída de Husein y la llegada al poder de Nuri al Maliki cambió su situación en Irak, ya que desde entonces pasaron a ser vistos como una organización terrorista.

Bagdad ha solicitado reiteradamente la expulsión del grupo del país, algo que no se ha llevado a cabo debido al respaldo de Washington al PMOI, en el marco de su política de alianzas contra Irán, al menos hasta ahora.

Para leer más