Publicado 09/03/2021 06:40CET

Un experto de la ONU lamenta que los gobiernos "garantizan la impunidad de torturadores"

Archivo - Imagen de recurso de celdas.
Archivo - Imagen de recurso de celdas. - HTTP://WWW.UN.ORG/ - Archivo

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El relator de la ONU que examina casos de torturas y castigos crueles o degradantes, Nils Melzer, ha lamentado que ante las denuncias de estos abusos la mayoría de gobiernos "garantizan la impunidad de torturadores y privan a las víctimas de la reparación y compensación".

Según ha expresado Melzer ante el Consejo de Derechos Humanos, las reacciones de los Estados van "desde el silencio total a un rechazo agresivo, el desmentido sin fundamento, la obstrucción burocrática e incluso formas sofisticadas de simulación", pautas que tienen "el punto en común" de dejar impunes a los agresores.

De acuerdo a 500 comunicaciones oficiales enviadas a los Estados entre 2016 y 2020, el 90 por ciento de las respuestas no cumplieron sistemáticamente las normas de cooperación exigidas por el Consejo, ha expuesto el relator.

"A lo largo de los años, nueve de cada diez denuncias de tortura y malos tratos remitidas oficialmente a los gobiernos de todas las regiones del mundo fueron completamente ignoradas o no se obtuvo una respuesta que permitiera prevenir, investigar o reparar eficazmente la violación en cuestión", ha criticado.

En este sentido, ha señalado a una falta de colaboración similar cuando los relatores especiales solicitan visitas a países, sobre todo cuando se trata de territorios donde, según informes, se producen frecuentes casos de tortura.

Cerca del 80 por ciento de las solicitudes de visitas a países son ignoradas, pospuestas o rechazadas, ha ahondado Melzer, para indicar que "esto ha impedido llevar a cabo visitas de monitoreo independientes donde más se necesitan".

Asimismo, ha aseverado que esta situación se da incluso con países que han cursado invitaciones permanentes a los expertos de Naciones Unidas.

"La prohibición absoluta y universal de la tortura y los malos tratos no es una especie de eslogan declarativo que se repite y celebra de forma rutinaria en las conferencias internacionales, sino que requiere inevitablemente la determinación política de tomar decisiones difíciles", ha reiterado el relator, para abogar por "el valor de enfrentarse a verdades incómodas, no en otro lugar, sino justo en casa".

De esta manera, ha recomendado a la Oficina de la Alta Comisionada liderar un proceso que sirva para identificar criterios genéricos pactados para evaluar y mejorar la eficacia de interacción de los Estados respecto, entre otras cuestiones, a las comunicaciones oficiales, visitas a países e informes temáticos.

Para leer más