Fallece Raymond Aubrac, uno de los últimos líderes de la Resistencia francesa

Actualizado 11/04/2012 13:50:48 CET

PARÍS, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Raymond Aubrac, uno de los últimos líderes Resistencia contra la ocupación de Francia por parte de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, ha fallecido a los 97 años en un hospital militar de París, ha informado su hija, según los medios franceses.

Aubrac, cuyo nombre real es Raymond Samuel, nació en 1914 en el seno de una familia de comerciantes judíos. Durante la guerra, participó junto a Lucie Aubrac --su esposa, que murió en 2007-- en la creación de Libération Sud, uno los movimientos de contestación que surgieron en el sur de Francia contra el Gobierno de Vichy, el régimen que se instauró en parte del territorio nacional tras la firma del armisticio con la Alemania nazi.

Raymond Aubrac era uno de los últimos líderes vivos de la Resistencia que llegó a conocer a Jean Moulin, que fue el director del Consejo Nacional de la Resistencia. Moulin, perseguido por la Gestapo y el Gobierno de Vichy, falleció en 1943, tras ser capturado y torturado.

Aubrac siguió siendo luego un ciudadano muy activo y en febrero de 2008 fue ovacionado tras pronunciar un discurso en defensa del laicismo durante un mitin del alcalde de París, Bertrand Delanoë.

En un comunicado publicado por el Elíseo, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha recordado a Aubrac como "una figura heroica de la Resistencia".

"Comprometido contra el ocupante desde 1940, fundador del movimiento Libération Sud, miembro del ejército secreto, Raymond Aubrac fue uno de los compañeros de clandestinidad de Jean Moulin, junto al cual fue detenido en Caluire el 21 de junio de 1943. Su huida, que fue posible gracias al coraje de su mujer, Lucie Aubrac, ha entrado en la leyenda de la historia de la Resistencia", ha destacado Sarkozy.

El presidente ha lamentado el hecho de que "estos héroes en la sombra que salvaron el honor de Francia en un momento en el que parecía perdida estén desapareciendo uno tras otro". "Tenemos el deber de mantener su recuerdo vivo en el corazón de nuestra memoria colectiva", ha añadido.