Actualizado 06/06/2007 22:42 CET

Las FARC tildan de "engaño" y "farsa uribista" la excarcelación de guerrilleros por parte del Gobierno

BOGOTÁ, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) exigieron hoy mediante un comunicado "el despeje" de Florida y Pradera (en el departamento del Valle) "para pensar en un canje de prisioneros". Asimismo el grupo terrorista consideró que el proceso de excarcelación de guerrilleros es un "engaño" y una "farsa uribista". También acusan al presidente colombiano, Álvaro Uribe de tener la estrategia de impedir a la Justicia que avance en las investigaciones sobre los presuntos vínculos de políticos con los paramilitares.

Mientras tanto el conocido como canciller de las FARC, Rodrigo Granda, que fue liberado este lunes y dirigido a las instalaciones de la Conferencia Episcopal en la capital colombiana, afirmó que estaba a la espera de las órdenes de la guerrilla sobre su papel en el "eventual intercambio humanitario", según indica la emisora colombiana 'Caracol Radio'.

"Se desconoce cuanto tiempo más pueda permanecer el guerrillero en sus instalaciones (las de la Conferencia Episcopal) o hacia dónde se produzca su salida", afirmaron las FARC sobre la actual situación de Rodrigo Granda, por lo que no se conoce de momento la función del líder de las FARC en el momento actual.

"Con la libertad condicionada de presos el presidente busca ocultar su verdadera intención de impedir que las autoridades judiciales avancen en sus investigaciones a congresistas, militares, personalidades y contra su Gobierno, por evidentes nexos con la narco-para-política y por su responsabilidad en múltiples y espantosos crímenes contra civiles acusados de apoyar a la guerrilla", declaró la guerrilla en el comunicado publicado en la página oficial de internet de las FARC.

Uribe "pretende tender cortinas de humo alrededor del espionaje telefónico ordenado y usufructuado por el mismo y por su cada vez más indignante servilismo ante las imposiciones de la Casa Blanca", añadieron en su comunicado en referencia a las relaciones del presidente con su homólogo estadounidense, George W. Bush.

"Esta farsa uribista es otro engaño a los familiares y amigos de los prisioneros de ambas partes que, además, distorsiona la característica de los presos para abultar las cifras, ya que mete en un solo saco", consideró las FARC en su comunicado firmado en las montañas de Colombia.

En ese saco incluyeron a los guerrilleros "los cuales mantienen su dignidad revolucionaria rechazando el tramposo ofrecimiento y exigiendo el canje"; a los desertores "que traicionaron a las FARC y por su decisión dejaron de ser guerrilleros, los que naturalmente no son ni pueden ser, parte de ningún canje" y a la población civil "acusada de guerrillera".

También calificaron de "demagógico" el anuncio de liberar unilateralmente presos "nada tiene que ver con un canje que será el resultado de acuerdos entre el Estado y la insurgencia revolucionaria, donde se definan criterios, tiempos, nombres, garantías, veedurías y mecanismos".

Asimismo la guerrilla rechaza las "falsas promesas" de aquellos --en alusión al Gobierno-- que desean convertir el intercambio humanitario "en propaganda para curar las heridas causadas por la política neoliberal y terrorista de un régimen ilegal como el de Uribe".

Finalmente exigen al gobierno "la concreción de un canje" que sea realizado desde la seriedad y reclaman "el abandono del doble juego oficial que prevalece" porque según ellos mientras se excarcelan guerrilleros "las tropas oficiales continúan intentando los rescates a sangre y fuego sin importarles para nada la vida y la integridad de los prisioneros".