Macri solo reconoce como "autoridad" a Añez mientras Fernández de Kirchner rechaza la autoproclamación

Actualizado 13/11/2019 17:46:21 CET
Foto de archivo de Cristina Fernández de Kirchner
Foto de archivo de Cristina Fernández de Kirchner - REUTERS

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El presidente saliente de Argentina, Mauricio Macri, solo ha reconocido como "autoridad" a Jeanine Añez, que se ha declarado mandataria interina de Bolivia para llenar el vacío de poder provocado por la dimisión de Evo Morales, si bien la vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner, ha rechazado la "nueva moda" de la autoproclamación presidencial.

"En el vacío de poder generado por la renuncia de Evo Morales y de su vicepresidente, ella es una referencia de autoridad frente a la situación crítica de vacío institucional que hay, pero para poder ser designada y reconocida como presidenta provisional, es relevante el elemento de su ratificación por Asamblea Legislativa", han dicho fuentes del Ministerio de Exteriores de Argentina a 'La Nación'.

Las mismas fuentes han indicado que la Cancillería argentina está en "consultas" con otros países de la región, entre ellos Brasil o Chile, para fijar una postura común. De momento, el Gobierno de Jair Bolsonaro ya ha reconocido a Añez como presidenta en funciones.

Desde la Casa Rosada se han pronunciado en el mismo sentido, indicando que antes de dar el 'placet' a Añez hay que saber "quién y qué la sostiene". "Hay que tener una pausa prudente, entender que los tiempos son otros. Los hechos se tienen que calmar, también la situación y convocar a elecciones", han dicho al diario argentino 'Clarín'.

Fernández de Kirchner, por su parte, ha dejado clara la postura del Gobierno entrante, que tomará posesión el próximo 10 de diciembre en Buenos Aires. "Se ha instalado una nueva moda en Latinoamérica: Parece que a los presidentes ya no los eligen los pueblos... Ahora, se autoproclaman con gran patrocinio mediático e inmediato reconocimiento de ya sabemos quién. Lo curioso, además, es que dicen hacerlo en nombre de la democracia", ha criticado en Twitter.

La líder izquierdista, que presidió la nación austral entre 2007 y 2015, ya ha denunciado en los últimos días que "lo de Bolivia se llama golpe de Estado". "Si queremos vivir en paz, es hora de que haya pronunciamientos y, sobre todo, acciones claras en defensa de la democracia, independientemente de cuál sea la orientación política de los gobiernos que surgen de la voluntad popular", reclamó el domingo, en medio de la crisis boliviana.

CRISIS EN BOLIVIA

Bolivia está sumida en una profunda crisis desde las elecciones presidenciales del 20 de octubre. Los resultados oficiales dieron la victoria a Morales, pero el candidato opositor Carlos Mesa denunció un "fraude gigantesco" del Gobierno.

Ambos bandos llamaron a la movilización de sus simpatizantes, lo cual derivó en enfrentamientos, bloqueos y saqueos que se han saldado con al menos siete muertos y cientos de detenidos.

En este contexto, Morales accedió a que la Organización de Estados Americanos (OEA) hiciera una auditoría electoral que finalmente ha confirmado irregularidades. En respuesta, el aún presidente aceptó celebrar nuevas elecciones, pese a lo cual los uniformados reclamaron su salida del Palacio Quemado.

Morales renunció el mismo domingo y el lunes por la noche (hora local) embarcó en un avión rumbo a México, a donde llegó el martes como asilado político. "Mientras tenga la vida, seguimos en política", ha proclamado ya en suelo mexicano.

La dimisión de Morales ha dejado un vacío de poder porque las personas llamadas a sucederle, conforme a la Constitución --el vicepresidente y los presidentes de Sendo y Cámara de Diputados, por este orden-- también renunciaron.

Añez, segunda vicepresidenta del Senado, se ha proclamado mandataria interina sin el apoyo del Congreso, que no ha logrado quórum porque los parlamentarios oficialistas se han negado a acudir a la Asamblea Legislativa.

Contador