28 de febrero de 2020
 
Publicado 02/03/2015 4:23:14CET

El fiscal general pide "respeto" tras las críticas de Humala al proceso contra el exministro Daniel Urresti

LIMA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El fiscal general de Perú, Pablo Sánchez, ha reclamado este domingo "respeto" tras las declaraciones del presidente, Ollanta Humala, sobre una presunta politización del proceso abierto contra el exministro del Interior Daniel Urresti por el asesinato en 1988 del periodista Hugo Bustíos.

"Si la persona investigada estima que el fiscal actúa irregularmente, puede acudir al órgano de control interno, pero no puede dar ataques verbales a la institución y sus integrantes. Al Ministerio Público se le respeta", ha dicho Sánchez.

"Si el fiscal del 'caso Bustíos' ha formulado acusación y ha pedido pena es porque tiene elementos de prueba que justifican su tránsito al juicio oral. Es ahí donde se va a definir si el señor Urresti es culpable o inocente", ha agregado.

"Nos han preocupado mucho los términos inadecuados e inapropiados vertidos sobre el trabajo del Ministerio Público. Ha habido un exceso en los término utilizados", ha remachado, según ha informado el diario peruano 'El Comercio'.

Por su parte, la primera ministra, Ana Jara, ha subrayado que el caso no debe politizarse y ha indicado que "los operadores del derecho en el país tienen que actuar con todas las garantías que un Estado de Derecho les brinda".

Urresti, quien ha negado su implicación en los hechos y ha llegado a declarar que sus manos "están limpias de sangre", ostentaba entonces el cargo de jefe de la Sección de Inteligencia S-2 en el cuartel Castro Pampa, en Huanta (Ayacucho).

Según el auto de apertura de instrucción, el grupo armado Sendero Luminoso convocó a un paro armado en noviembre de 1988, en el marco del cual fueron asesinadas dos personas, presuntamente a manos de insurgentes.

En consecuencia, varios militares se desplazaron a la zona del crimen, adonde también acudieron Bustíos, corresponsal de la revista 'Caretas', junto con el también periodista Eduardo Rojas y su hijo menor.

Según el auto judicial, al llegar al lugar se les impidió el paso, por lo se dirigieron al Cuartel de Castropampa para solicitar un permiso. Allí un oficial comentó a Bustíos que habían detenido a un subversivo que identificó al periodista como colaborador de Sendero Luminoso.

Después de unas gestiones, ambos periodistas regresaron a la casa de la familia asesinada y, cuando se encontraban cerca, fueron emboscados y atacados por miembros del Ejército peruano, un ataque en el que murió Bustíos.

La justicia peruana condenó a dos militares como autores materiales del asesinato, si bien uno de los sentenciados apuntó a Urresti como presunto autor inmediato del mismo, motivo por el que se le incluyó en las investigaciones del caso.

Para leer más