Francia.- Un ex compañero de partido de Royal la acusa de ser "muy peligrosa" para Francia y de actuar para "su gloria"

Actualizado 17/03/2007 16:53:29 CET

PARIS, 17 Mar. (EP/AP) -

El ex compañero de partido de Ségolène Royal, el diputado Eric Besson, calificó a la candidata socialista a la presidencia francesa de "muy peligrosa" para el país y motivada únicamente por "su propia gloria" además de defender una política que acarreará la "catástrofe económica".

Las consideraciones y calificativos del viernes contra la que podría ser la primera mujer que alcanza la presidencia en Francia son más propios de sus rivales Nicolas Sarkozy y Francois Bayrou, en lugar de proceder de quienes hasta hace un mes participaban activamente en su campaña electoral.

Las críticas de Besson fueron publicadas en los principales diarios del país, al acercarse a su fin la campaña electoral.

Por otro lado, el viernes por la noche expiró el plazo para que los aspirantes presentasen las 500 firmas de respaldo necesarias para figurar en la primera ronda, el 22 de abril.

Por lo menos 11 candidatos dijeron haber superado la prueba, menos de los 16 que se postularon en los comicios presidenciales del 2002. El granjero activista José Bove dijo creer que había superado el requisito aunque no estaba seguro. El Consejo Constitucional debe de comprobar y validar los respaldos y el lunes anunciará la lista oficial de candidatos.

La segunda ronda entre los dos finalistas tendrá lugar el 6 de mayo.

El meteórico ascenso de Bayrou en los sondeos de opinión de las últimas semanas puso fin a la que había sido hasta ahora una liza entre Royal y y el derechista Sarkozy. Bayrou, legislador y agricultor, restó respaldo a ambos y se situó como el candidato centrista.

Un sondeo de la firma Ipsos entre 1.008 personas y publicado el viernes dieron a Bayrou y Royal el 23% de los votos, y a Sarkozy el 29%. El margen de error fue del 3%.

Otro sondeo, que podría preocupar más a Royal y Sarkozy, realizado entre 1.000 personas, sugirió que muchos votantes se sienten atraídos por la visión de Bayrou de un gobierno de unidad para Francia, con ministros de los diferentes partidos políticos.