Actualizado 06/06/2007 21:30 CET

Francia.- El Partido Comunista Francés desmiente que vaya a vender sus 'tesoros'

PARÍS, 6 Jun. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Salvador Martínez) -

El Partido Comunista Francés (PCF) reconoce las dificultades financieras que atraviesa en la actualidad, pero desmiente que vaya a vender las obras de arte o joyas que posee para salir de las dificultades económicas.

En el PCF, "la situación financiera es tensa", aseguró a 'Le Parisien', Jean-Louis Frostin, tesorero del partido. Tras el mal resultado de la candidata comunista a la elección presidencial, Marie-George Buffet -- secretaria general del PCF --, quien sólo obtuvo el 1,93 por ciento de los votos en la primera vuelta de los comicios presidenciales, los comunistas han debido pagar con sus propios medios los 4,6 millones de euros que ha costado la campaña electoral.

Este hecho, que podría haberse evitado si Buffet hubiera convencido al 5 por ciento de los electores, porcentaje mínimo a partir del cual el Estado galo devuelve al candidato el dinero invertido en la campaña, ha supuesto un esfuerzo económico que el partido ha podido permitirse gracias los ahorros que hace el PCF desde 2003.

Sin embargo, "se ha creído que íbamos a separarnos de las joyas de la familia", declara a 'Le Parisien' Brigitte Dionnet, miembro de la dirección del PCF, en alusión a las joyas de los miembros del partido y a las numerosas obras de arte con las que cuenta la formación comunista.

"Nunca se ha planteado el ceder" obras como la Gioconda con bigote, titulada 'L.H.O.O.Q', del padre del 'dadaísmo' Marcel Duchamp, de la que es propietario el PCF desde que fuera regalada en 1979 o los numerosas obras del artista malagueño Pablo Picasso, de quien se sabe que en la última etapa de su vida entregaba a los comunistas franceses un dibujo al año.

Según el tesorero del PCF, el patrimonio artístico de los comunistas siempre se ha "querido poner al servicio del público". Sin embargo, el diario 'Le Figaro' detalla hoy cómo el PCF se ha ido deshaciendo de instalaciones como el Espacio Marx, vendido en 2005 por 3,2 millones de euros.

Hoy, además del cuartel general del PCF, un edificio recientemente declarado 'monumento', situado en la Plaza del Coronel Fabián de París, los comunistas galos sólo cuentan como patrimonio inmobiliario con el apartamento de Lenin, situado en el distrito número 14 de la capital gala, según se lee en 'Le Figaro'.