Actualizado 15/08/2012 20:44 CET

Fuentes médicas elevan a 80 los muertos por el bombardeo de la ciudad de Azaz

Siete rehenes libaneses heridos y cuatro desaparecidos tras el ataque de un supuesto avión militar del Gobierno de Al Assad

AZAZ (SIRIA), 15 Ago. (Reuters/EP) -

Al menos 80 personas han muerto y unas 150 han resultado heridas e la localidad siria de Azaz, cercana a la frontera con Turquía, tras un supuesto bombardeo perpetrado por un avión militar, según un nuevo balance de víctimas confirmado por un médico de un hospital de la zona.

Un activista de nombre Anwar ha explicado a Reuters que un caza del Ejército sobrevoló la ciudad y "disparó en primer lugar contra un coche". Posteriormente, "comenzó a disparar sobre una calle cercana y varios edificios se vinieron abajo".

El médico, que se ha identificado como Mohamed, ha dicho que decenas de hombres buscan entre los escombros a más personas, por lo que el número de fallecidos podría aumentar.

Entre los heridos figuran al menos siete rehenes libaneses que permanecían retenidos en Azaz por los rebeldes sirios. Sus otros cuatro compañeros de cautiverio se encuentran desaparecidos tras el ataque.

"El edificio donde estaban (los rehenes) fue alcanzado", ha afirmado el comandante rebelde Ahmed Ghazali, en declaraciones a la televisión libanesa Al Jadeed. "Hemos sacado a siete de entre los escombros. Están heridos, alguno de ellos de gravedad", ha añadido.

Ghazali ha declarado que seguirán tratando de localizar a los cuatro desaparecidos. "Rogamos a Dios que estén todavía vivos", ha apostillado.

"UNA VERDADERA CATÁSTROFE"

Un vídeo difundido a través de YouTube muestra a supuestos habitantes de Azaz implorando a Dios mientras rescatan cuerpos de entre los restos de edificios derruidos.

Anwar ha subrayado que lo ocurrido es "una verdadera catástrofe" y ha señalado que "una calle entera ha quedado destruida" por el bombardeo.

Las fuerzas del Gobierno de Bashar al Assad han incrementado en los últimos meses sus acciones con helicópteros y cazas contra los rebeldes opositores. El régimen ha tratado de aprovechar su mayor capacidad armamentística para ganar terreno frente a la disidencia, con menos equipos y aparentemente peor organizados.