El Gobierno iraquí lanza un paquete de medidas para apaciguar la ola de protestas

Publicado 06/10/2019 12:32:06CET
Protestas contra el Gobierno en Bagdad
Protestas contra el Gobierno en Bagdad - REUTERS / THAIER AL-SUDANI

BAGDAD, 6 Oct. (DPA/EP) -

El primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, ha anunciado un paquete de medidas sociales para intentar apaciguar la ola de protestas iniciada el lunes y que se ha cobrado la vida de más de un centenar de personas y ha dejado miles de heridos.

El Consejo de Ministros iraquí se reunió a última hora del sábado y tras el mismo Abdul Mahdi ha explicado que se considerará como "mártires" a los fallecidos en las protestas --lo que supone que las familias recibirán beneficios-- y que los heridos recibirán atención médica a costa del Estado, incluido el tratamiento en el extranjero si fuera necesario.

Además ha anunciado un programa de formación para 150.000 parados y créditos blandos para que quienes terminen esta formación puedan iniciar una pequeña empresa. También habrá un subsidio de tres meses para otras 150.000 personas paradas que estén incapacitadas para trabajar.

Este sábado, quinto día consecutivo de protestas, han muerto un total de 19 personas durante las movilizaciones en varias provincias iraquíes a pesar de los llamamientos a la calma de líderes políticos y religiosos. Las ciudades con mayores protestas han sido Bagdad, Nasiriya y Diwaniya.

"Han sido 16 años de corrupción e injusticias", ha denunciado uno de los manifestantes, Abbas Najm, ingeniero parado de 43 años, desde la plaza Tahrir de Bagdad. "No nos dan miedo las balas ni la muerte de los mártires. Seguiremos adelante. No vamos a echarnos atrás", ha añadido, según recoge el diario 'The Baghdad Post'.

La Policía ha respondido con gas lacrimógeno y algunos manifestantes han denunciado el uso de munición real después de un primer intento de los militares para frenar a la Policía en Bagdad. Los militares posteriormente se retiraron.

En Nasiriya los manifestantes han prendido fuego a las sedes de tres partidos políticos y la Policía respondió con balas reales ante una protesta "muy grande", según fuentes policiales.

Las protestas comenzaron el martes, 1 de octubre, para denunciar la corrupción, el paro, la carestía de los productos básicos y las deficiencias en suministros básicos como electricidad y agua potable. Esta crisis representa el mayor reto al que se ha enfrentado el primer ministro, que accedió al poder hace un año con el apoyo de los partidos chiíes que gobiernan Irak desde la caída de Sadam Huseín en 2003.

Contador

Para leer más