Griffiths mantendrá en los próximos días nuevos contactos con el Gobierno y los huthis en Yemen y Arabia Saudí

Martin Griffiths
REUTERS / DENIS BALIBOUSE - Archivo
Publicado 03/01/2019 23:14:00CET

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths, celebrará en los próximos días una nueva ronda de contactos con el Gobierno reconocido internacionalmente y los rebeldes huthis, según ha confirmado un portavoz del organismo internacional.

El viceportavoz de la Secretaría General de la ONU, Farhan Haq, ha señalado que Griffiths viajará el sábado a la capital de Yemen, Saná, para reunirse con la cúpula de los rebeldes.

Durante su estancia en la ciudad mantendrá también encuentros con el jefe del Comité de Coordinación del Redespliegue, Patrick Cammaert, y con la coordinadora humanitaria para Yemen, Lise Grande.

Posteriormente, se desplazará a la capital saudí, Riad, para mantener un encuentro con el presidente yemení, Abdo Rabbu Mansur Hadi, y otros altos cargos de su Gobierno.

Haq ha confirmado además que Cammaert celebró recientemente una segunda ronda de encuentros del Comité de Coordinación del Redespliegue y ha señalado que "el cese de hostilidades en Hodeida sigue en vigor".

Las palabras de Haq han llegado horas después de que el Gobierno de Yemen reconocido por la comunidad internacional y la coalición que encabeza Arabia Saudí acusaran a los huthis de violar el acuerdo de alto el fuego en Hodeida y denunciaran las "continuas violaciones" del mismo por parte de los rebeldes.

En una carta enviada a naciones Unidas, tanto el Gobierno yemení como la coalición han resaltado que los huthis no están ciñéndose al acuerdo alcanzado el mes pasado en Suecia y han señalado que los rebeldes han erigido barricadas y cavado trincheras en la ciudad.

La denuncia ha llegado apenas un día después de que el Ejecutivo reconocido internacionalmente reclamara a la ONU que "actúe con firmeza" para lograr la aplicación de los acuerdos de Suecia sobre la retirada de los huthis de la localidad.

Hodeida, controlada por los rebeldes huthis es el principal puerto de entrada para la ayuda humanitaria y las importaciones. La ciudad fue objeto de una ofensiva por parte del Gobierno y la coalición que lidera Arabia Saudí desde hace varios meses.

La retirada de tropas también incluirá el puerto de Salif, usado para granos, y el de Ras Isa, usado para petróleo, los cuales se encuentran actualmente también en manos de los huthis.

Después de cinco años de guerra, los huthis controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudí y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre del Golfo en la peor crisis humanitaria del mundo. Según la ONU, unas 16.000 personas han muerto y el 80 por ciento de la población depende de la ayuda para sobrevivir.

Contador