Guinea Ec.- El "Gobierno" de Moto asegura que "no ha organizado ningún golpe de Estado" y que es un "montaje" de Obiang

Actualizado 17/03/2008 18:32:24 CET

Guinea Ec.- El "Gobierno" de Moto asegura que "no ha organizado ningún golpe de Estado" y que es un "montaje" de Obiang

Actualizado 17/03/2008 18:32:24 CET

Denuncia que el militante del PPGE Saturnino Nkogo Mbomio fue "salvajemente golpeado" hasta la muerte en Black Beach

MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El autoconstituido Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio, presidido por Severo Moto, aseguró hoy que "no ha organizado ningún golpe de Estado" y que las acusaciones en este sentido del Ejecutivo de Malabo son "un nuevo montaje" del presidente Teodoro Obiang Nguema para "asesinar en silencio a opositores incómodos en Guinea y para asustar y amenazar al resto de fuerzas políticas".

Asimismo, aseguró que el militante del Partido del Progreso (PPGE) detenido la semana pasada durante las redadas de Malabo relacionadas con la presunta intentona golpista, Saturnino Nkogo Mbomio, de cuya muerte han informado distintas fuentes opositoras, fue "salvajemente golpeado" durante dos horas en el penal malabeño de Black Beach.

En un comunicado, el Ejecutivo de Moto --con sede en Madrid--, aseguró que "toda la oposición en el exterior" y todos los "medios de comunicación del planeta" han informado y condenado enérgicamente "el asesinato a manos de miembros del gabinete presidencial de Obiang de nuestro compañero Saturnino Nkogo".

Asimismo, los medios y la oposición se han hecho eco de "las llamadas de auxilio desde España para salvar la vida de decenas de detenidos de los que no se conoce ni su paradero ni su estado de salud" y han solicitado "la intervención urgente de organismos internacionales y naciones democráticas", prosiguió.

"Saturnino Nkogo Mbomio fue salvajamente golpeado, le quebraron la columna vertebral, le rompieron varias costillas, huesos del cráneo y de los pies, le machacaron todos los dedos de la mano, le arrancaron a patadas todos los dientes y le reventaron los ojos", prosiguió el comunicado. "Fue amordazado, y antes de ello le introdujeron una buena cantidad de grava de construcción en la boca", aseguró.

"La brutal paliza duró dos horas, y no se le formuló ninguna pregunta, sólo insultos de todo tipo, dirigidos contra él y la gente de su distrito", denunció el Gobierno en el Exilio. "En Black Beach reinaba un silencio de muerte, roto por los golpes y gritos de alegría de los asesinos", agregó.

En estas circunstancias, "toda la oposición a la dictadura, todos los partidos democráticos deberíamos plantarle cara al dictador y a sus esbirros", se lee en el texto. "Estamos hartos de la hipocresía con la que actúan organizaciones y países de todo el mundo" y "estamos hastiados de comprobar que pesan más los intereses económicos que la vida de nuestro pueblo", denunció el "Gobierno" de Moto.

"Por eso, exigimos a los países que se nutren de nuestra riqueza que depongan al dictador, que intervengan de urgencia antes de que los hechos sean mucho más graves y que prediquen e instalen en Guinea el régimen democrático y de derecho que tienen en sus países", manifestó.

"NINGÚN GOLPE DE ESTADO"

"Asesinato de opositores, represión militar en la calle, montajes para detener, torturar y asesinar, mentiras, falsedades, invenciones de golpes de Estado", todo eso, aseguró el Gobierno en el Exilio, está "dirigido a fortalecer la imagen de la dictadura ante la opinión pública internacional y a silenciar bajo un manto de miedo al pobre pueblo de Guinea que espera desde hace demasiado tiempo una solución que no llega".

"El Gobierno de Guinea Ecuatorial en el exilio responsabiliza directamente a Obiang Nguema del crimen cometido contra nuestros compañeros", prosiguió. "Reiteramos nuestra intención de juzgar y condenar a los culpables por este y todos los crímenes, pero muy especialmente a los altos mandos de la dictadura que participan directamente en las torturas y los asesinatos", aseguró.

"El Gobierno de Guinea Ecuatorial en el Exilio no ha organizado ningún golpe de Estado", aseguró el Ejecutivo de Moto en su comunicado de hoy. "Asistimos a un nuevo montaje de Obiang dirigido a asesinar en silencio a opositores incómodos en Guinea, y a asustar y amenazar al resto de fuerzas políticas", añadió. "Severo Moto es un hombre de paz, creyente en Dios y en los valores humanos y políticos que defienden la dignidad de los pueblos y las personas", agregó.

"Severo Moto, profundamente afectado por los últimos acontecimientos, espera poder estar en Guinea Ecuatorial en cualquier momento, y plantar cara al dictador en nombre de 350.000 guineo ecuatorianos hartos de tanta violencia e indignidad", se lee en el comunicado. "En nuestro pueblo se espera con ansiedad a las fuerzas opositoras, a Severo Moto y al resto de líderes", continuó. "Está muy pronta la fecha en que podamos darles esa alegría de reencuentro por la libertad", aseveró.

En un comunicado difundido el pasado miércoles por la noche, el ministro portavoz del Gobierno de Guinea Ecuatorial, Santiago Nsobeya, aseguró que ese mismo día los Servicios de Seguridad del Estado acababan de descubrir "un importante alijo de armas de guerra y cuantiosas municiones también de guerra, consistentes en fusiles de asalto y armas cortas en poder del ecuatoguineano Saturnino Nkogo Mbomio".

Estas armas, según el Gobierno de Malabo, habían sido "enviadas desde el Reino de España por el también ecuatoguineano Damián Motu Nguema, alias 'Mutti', por órdenes de Severo Moto Nsa, destinadas a crear una revuelta en el país que pudiera conllevar perdidas de vidas humanas y de bienes materiales". 'Mutti' fue detenido la semana pasada en Torrejón de Ardoz (Madrid) bajo la acusación de "tráfico de armas y asociación ilícita".

En el comunicado, el Gobierno de Malabo aseguró también que el supuesto intento de golpe de Estado guarda relación con el hallazgo por parte de la Policía el pasado 4 de marzo en el puerto de Sagunto (Valencia) de dos armas largas de combate --un CETME y un mosquetón-- y una corta en el maletero de un coche viejo que iba a ser embarcado en un buque con destino a Malabo, del que informó dos días más tarde el diario 'Las Provincias'.

SATURNINO NKOGO

El portavoz del Gobierno aseguró también que "los autores de los hechos descritos han sido arrestados". En principio, según las primeras informaciones, los detenidos fueron Juan Michá, alias 'Opalón', Gerardo Angüé, alias 'Batería', y Saturnino Nkogo Mbomio, residente en New Building, el barrio de Malabo en el que se habrían encontrado las armas. Tras un "exhaustivo registro" en la casa de Saturnino Nkogo habrían sido localizados tres fusiles, dos CETME y un tercero con mira telescópica.

La Asociación para la Solidaridad Democrática con Guinea Ecuatorial (ASODEGUE) indicó el pasado sábado que en la noche del jueves al viernes la Policía detuvo a un número importante de personas, "que algunas fuentes elevan a veinte", y uno de los detenidos, Saturnino Nkogo Mbomio, falleció en el penal malabeño de Black Beach, pese a lo cual "la televisión sigue repitiendo la comparecencia de Nsobeya con imágenes de Saturnino sin decir que ha muerto".

Por su parte, la formación opositora en el exilio Unión para la Democracia y el Desarrollo Social de Guinea Ecuatorial (UDDS) aseguró ayer que las detenciones de opositores "comenzaron en pleno día desde el 12 de marzo después de que un agente de la dictadura desde Madrid informase al dictador de la existencia de supuestas armas en casa de Saturnino Nkogo".

Nkogo Mbomio, de 60 años de edad, "fue asesinado en la noche del 13 al 14 de marzo "en la siniestra cárcel de Black Beach", aseguró UDDS, que precisó que había recibido estas informaciones de "una fuente policial que ha pedido su estricto anonimato".