Publicado 10/07/2020 7:25:28 +02:00CET

Guterres lamenta la muerte del primer ministro y candidato a la Presidencia de Costa de Marfil Gon Coulibaly

António Guterres
António Guterres - UN PHOTO/ESKINDER DEBEBE - Archivo

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha enviado este jueves sus más sentidas condolencias al pueblo de Costa de Marfil tras la muerte de su primer ministro, Amadou Gon Coulibaly, quien durante su mandato "dirigió importantes reformas" en beneficio del desarrollo de la nación africana.

Guterres ha lamentado la "prematura" muerte de Coulibaly, quien fallecía esta semana tras volver de un periodo de dos meses en Francia, a donde había viajado para tratarse unos problemas de salud. Mientras participaba en su primer Consejo de Ministros tras volver de Europa, se sintió indispuesto y fue trasladado un hospital de la capital, Abiyán, donde falleció.

"Estoy de vuelta y en forma para asumir mi lugar junto al presidente y continuar la obra de desarrollo en Costa de Marfil", dijo Coulibaly el día 2 de julio al retornar a Abiyán. Una semana después moría.

El primer ministro había sido elegido por su partido, la Agrupación de Houphouetistas por la Democracia y la Paz (RHDP), como su candidato de cara a las elecciones presidenciales de octubre, en las que el presidente actual, Alassane Ouattara, no se presentará a la reelección.

LAS ELECCIONES DE OCTUBRE

El fallecimiento de Gon Coulibaly tiene lugar en un momento delicado, a falta de pocos meses para las elecciones, previstas para octubre. Los partidos de los ex presidentes Laurent Gbagbo y Henri Konan Bédié, principales rivales de Ouattara, anunciaron en mayo que aunaban esfuerzos de cara a la cita con las urnas.

El propio Gbagbo podría ser candidato después de su absolución por el Tribunal Penal Internacional (TPI) de los cargos que se le imputaban en relación con la escalada de violencia tras las elecciones de 2010, si bien está a la espera de la apelación presentada por la Fiscalía.

Gbagbo fue absuelto en enero de 2019 de una serie de delitos que incluyen asesinato, violación, persecución y otros actos inhumanos, todos ellos relativos a la escalada de violencia que se desató tras las elecciones y que se saldó con unos 3.000 muertos.

Ouattara aseguró en marzo durante una comparecencia ante el Parlamento que no se presentará a la reelección, antes de expresar su deseo de "traspasar el poder a una nueva generación", tras meses de especulaciones sobre la posibilidad de que finalmente volviera a concurrir a las urnas.

Muchos marfileños temen que otra polémica electoral pueda conducir a una nueva oleada de violencia como la registrada tras los comicios de 2010, cuando Gbagbo se negó a reconocer la derrota de Ouattara, que remachó una década turbulenta en la que Costa de Marfil tiró por tierra años de avance próspero y estable.

Para leer más