Actualizado 10/11/2017 07:07 CET

Guterres nombra al director del equipo que apoyará la investigación del asesinato de dos expertos de la ONU en RDC

António Guterres
NACIONES UNIDAS

MADRID, 10 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterers, ha nombrado al canadiense Robert Petit como director del equipo de expertos que apoyará la investigación judicial en República Democrática del Congo (RDC) en torno al secuestro y asesinato en marzo de dos expertos de la ONU en la región de Kasai Central.

En una carta fechada el 31 de octubre y recogido este jueves por la emisora congoleña Radio Okapi, Guterres afirma que Petit viajará al país africano "de forma regular y cada vez que sea necesario para garantizar el enlace con las autoridades congoleñas y todas las partes competentes, así como para supervisar el trabajo de los expertos técnicos".

"Estoy convencido de que las autoridades congoleñas cooperarán y acordarán un acceso total a los expertos de la ONU", señala Guterres en su misiva. El equipo de expertos dirigido por Petit tendrá su sede en Kananga.

El proceso judicial sobre el asesinato de Zaida Catalan y Michael Sharp en la región congoleña de Kasai Central arrancó en junio con la recusación de la defensa del tribunal militar que se encarga del caso.

La fiscalía militar congoleña afirmó en mayo que dos presuntos milicianos harían frente a cargos por el caso, si bien varias organizaciones no gubernamentales han apuntado a la posible participación de las fuerzas de seguridad en el suceso.

El estadounidense Sharp y la sueca Catalan desaparecieron en marzo en Kasai Central cuando investigaban abusos en el marco de los enfrentamientos en la región.

Ambos eran parte de un comité independiente de expertos que informa al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. La ONU ha abierto una investigación interna para analizar lo ocurrido.

En agosto, el grupo de expertos de la ONU en RDC resaltó que las circunstancias del suceso no habían sido esclarecidas.

Los enfrentamientos entre el Ejército de RDC y la milicia de Kamuina Nsapu, jefe de la tribu luba que murió a manos del Ejército tras llamar a la insurrección en el verano de 2016 en Kasai Central, se recrudecieron en febrero.

El Ejecutivo congoleño entregó en abril el cuerpo de Jean Pierre Pandi Kamuina Nsapu a su familia, en un intento por rebajar las tensiones. Tras ello, la familia nombró a Jabeya Jacques Ntumba Mupala como su sucesor, reclamando al Gobierno que le reconozca para poner fin a las hostilidades.

La entrega del cuerpo de Kamuina Nsapu había sido una de las principales reclamaciones de la milicia para poner fin a las hostilidades con las fuerzas de seguridad.

Un informe de la Oficina Conjunta de Derechos Humanos de la ONU para la RDC (UNJHRO) publicado a finales de octubre reveló que 95 civiles fueron ejecutados en el territorio de Kamonia, en Kasai, la mayor parte a manos de las milicias Bana Mura, subsidiarias del Gobierno congoleño, y el resto por militares y guerrilleros rebeldes.

La ONU y las autoridades congoleñas han localizado numerosas fosas comunes en la región. El Gobierno acusa de las matanzas a los rebeldes, si bien organizaciones internacionales han apuntado a miembros de las fuerzas de seguridad como participantes en algunas de ellas.