Actualizado 08/02/2007 22:00 CET

De Hoop pide a la comunidad internacional un "compromiso a largo plazo" en Afganistán

SEVILLA, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, dijo hoy que la Alianza necesita un "compromiso a largo plazo" en Afganistán, en el que deben "involucrarse" todos sus miembros, al tiempo que apostó por establecer una cooperación "muy estrecha" con la comunidad internacional para acometer la reconstrucción del país, una operación que requiere de un "esfuerzo colectivo".

De Hoop participó en Sevilla, junto al ministro de Defensa, José Antonio Alonso, en un encuentro con universitarios que asistirán durante toda la jornada al Foro de Alto Nivel 'Afganistán y el impacto de la adaptación de la OTAN a los nuevos desafíos', organizado por la Fundación Tres Culturas y donde fueron presentados por el vicepresidente de CITpax y ex ministro israelí Shlomo Ben Ami.

Durante su intervención, el secretario general aliado defendió que la respuesta final en Afganistán no puede ser sólo militar, sino que se centra en la reconstrucción y el desarrollo del país, una labor que la OTAN "no puede hacer sola", por lo que destacó la importancia de establecer una relación más estrecha con la ONU, el Banco Mundial, la UE y "todos los demás agentes" internacionales.

Tras apuntar que la Alianza está "muy involucrada" en esta zona y recordar que el Consejo de Seguridad de la ONU le dio el mandato específico de crear un clima de seguridad en el país, subrayó que se trata de un "gran reto", de una operación "compleja y basada en valores".

"Mucho se ha conseguido", remarcó De Hoop, después de recordar que los talibán "fueron de los que más infringieron los derechos humanos, intentando llevar al país a la Edad Media". Así, comentó que se ha logrado formar un Gobierno democrático, la vuelta de miles de refugiados y la escolarización de niños y niñas, entre otros elementos, si bien "estamos muy lejos de haber alcanzado nuestro objetivo".

Según dijo, "el Gobierno afgano y la comunidad internacional tienen que continuar en pro de este proceso, dado que "desafortunadamente existen muchas personas en Afganistán que quieren destruir la construcción de una nación y lo hacen con medios bastantes poderosos, razón por la cual los talibanes deben ser confrontados militarmente".

COMBINACIÓN CIVIL-MILITAR

En este sentido, recalcó que no se podrá producir ningún tipo de desarrollo "sin clima de seguridad", por lo que se necesita una "combinación" de las actuaciones civiles y las militares, tras lo que precisó que la OTAN tiene desplegados en la zona 33.000 efectivos en Afganistán, por lo que "estamos ahí para un largo plazo", aunque "no para siempre, porque nos gustaría ver un ejército nacional y una fuerza policial afgana".

El secretario general aliado, que defendió que la población afgana y su Gobierno son los "dueños del proceso", pidió que "cualquier aliado esté listo para involucrarse a largo plazo en Afganistán" y propiciar una "colaboración muy estrecha dentro de la comunidad internacional".

Tras apuntar que la combinación de las tareas civiles y militares constituye una novedad para la OTAN, también emplazó a los aliados a que sigan participando en este tipo de misiones, así como en la "transformación" de la Alianza para que pueda adaptarse a los "retos del siglo XXI". "No pretende ser una policía global, pero necesita actuar en el mundo", apuntó, antes de incidir en que no aceptará que "el terrorismo ataque a nuestra sociedad".

Por su parte, el ministro de Defensa, que destacó la "gran importancia" de la misión en Afganistán y el "excelente" trabajo de los efectivos españoles en la reconstrucción del país, mostró la disposición de España a permanecer "todo el tiempo que sea necesario para ayudar a que sea un país viable". Se trata de una operación "muy exigente, que demanda efectivos", según Alonso, que consideró que "España cumple con los compromisos" adquiridos con la Alianza.

658 MILLONES DE EUROS

Tras repasar la labor desarrollada por las tropas españolas desde que en enero de 2002 se instalaran en la zona los primeros efectivos, precisó que sólo el despliegue militar ha supuesto para el Gobierno una inversión de 658 millones de euros en cinco años, durante los que han pasado por tierras afganas un total de 7.247 militares en 15 relevos y se han producido 80 bajas. A esos "elevados" costes de financiación, habría que sumar las inversiones destinadas por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) para a reconstrucción de país.

Actualmente, un total de 690 militares forman parte de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), que, según explicó "centra sus esfuerzos en crear un suelo de seguridad que permita estabilizar y normalizar la vida" de la región oeste del país, que tiene una superficie de más de 160.000 kilómetros y una población de más de tres millones de personas.

Alonso valoró que la labor desarrollada por los efectivos españoles en Afganistán, junto a proyectos como la construcción de infraestructuras y equipamientos sociales, "empiezan a ser visibles en la sociedad española, que nos apoya".

Por su parte, Ben Ami defendió durante su presentación la necesidad de "atraer la mente y el corazón" de los afganos durante el proceso de reconstrucción, lo que fue respaldado posteriormente tanto por el secretario general aliado como por el ministro español. También consideró que Afganistán e Irak constituyen el "examen final" al que se somete la comunidad internacional.