"Hoy Gaza, mañana Ramala y después Jerusalén", proclama el lider de Hamás

Actualizado 07/12/2012 15:19:16 CET

JERUSALÉN, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

El líder del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), Jaled Meshal, ha proclamado este viernes en su primera visita a la Franja de Gaza, que espera poder viajar pronto a Jerusalén, ocupada por Israel, y a Haifa o Jaffa, ciudades en territorio israelí, en referencia a la próxima "liberación" de la totalidad de la Palestina histórica en la que se asienta en la actualidad el Estado de Israel.

"Este es mi tercer nacimiento. Nací en 1956 y nací por segunda vez cuando sobreviví al intento de asesinato ordenado por (el primer ministro israelí, Benjamin) Netanyahu, pero Alá fue más fuerte (que Netanyahu). Espero que Alá me permita morir como mártir en Gaza", ha afirmado Meshal en declaraciones a la prensa tras cruzar la frontera desde Egipto y besar el suelo de la Franja de Gaza.

"Mi cuarto nacimiento será el día en que Palestina sea liberada. Hoy, Gaza, mañana Ramala, después Jerusalén, Haifa y Jaffa", ha proclamado, según recogen los medios palestinos. "Nosotros, los políticos, estamos en deuda con la gente de Gaza", ha afirmado en referencia a la última escalada de violencia.

Meshal ha cruzado el paso fronterizo de Rafá acompañado de su lugarteniente, Musa Abú Marzuk, y ha sido recibido por el primer ministro del grupo islamista, Ismail Haniyeh, con quien se ha abrazado tras besar suelo gazací. "Este es un momento histórico para el pueblo palestino y una victoria para el pueblo y Gaza", ha destacado Haniyeh.

UNA VISITA HISTÓRICA

El líder de Hamás visita Gaza con motivo del 25 aniversario de la fundación del grupo islamista y tiene previsto visitar las casas del primer líder de la formación, el jeque Ahmed Yasin, y del jefe del brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezzedin al Qassam, Ahmed Yabari, ambos muertos en asesinatos selectivos israelíes, uno en 2004 y otro el pasado mes de noviembre.

Meshal pasará 48 horas en la Franja de Gaza y asistirá a una manifestación multitudinaria prevista para el sábado para conmemorar el 25 aniversario de la fundación de Hamás y celebrar la "victoria" en el reciente enfrentamiento con Israel.

Meshal, de 56 años, abandonó Cisjordania con su familia tras la guerra de 1967, cuando Israel se hizo con el control de este territorio así como Jerusalén Este y la Franja de Gaza. Hasta ahora, nunca había visitado Gaza, donde residen 1,7 millones de palestinos.

Tras un atentado terrorista contra un mercado de Jerusalén, en 1997, el Gobierno israelí ordenó al Mossad --los servicios secretos israelíes para el exterior-- asesinar a Meshal. El 25 de septiembre de ese año dos agentes del Mossad se acercaron al líder de Hamás cerca de la sede del grupo en Amán, Jordania, y le inyectaron veneno en un oído.

El conductor y el guardaespaldas de Meshal capturaron a los agentes y el rey de Abdalá II de Jordania exigió a Israel la entrega del antídoto. Netanyahu se negó en primera instancia, pero finalmente el presidente estadounidense, Bill Clinton, intervino y pidió a Israel que entregara la medicina.

El director del Mossad, Danny Yatom, viajó personalmente a Jordania y entregó el antídoto. Además, a cambio de la liberación de los agentes que atacaron a Meshal, Israel accedió a excarcelar a varios altos cargos de Hamás, incluido el jeque Yasin, posteriormente asesinado por Israel.