Publicado 05/03/2021 06:57CET

HRW alerta de una ley que impone penas de hasta 20 años por incumplir medidas contra la COVID-19 en Camboya

Archivo - El primer ministro de Camboya, Hun Sen.
Archivo - El primer ministro de Camboya, Hun Sen. - Rodrigo Reyes Marin/ZUMA Wire/dp / DPA - Archivo

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La organización Human Rights Watch (HRW) ha alertado este jueves de un "draconiano" proyecto de ley en Camboya que permitiría condenas de hasta 20 años de prisión y "otras penas desproporcionadas" por incumplir medidas impuestas por la COVID-19, que contiene disposiciones "vagas" de las que podrían "abusar fácilmente" las autoridades.

El proyecto de ley de Medidas para Prevenir la Propagación del Covid-19 y otras Enfermedades Graves, Peligrosas y Contagiosas pretende imponer castigos penales, incluyendo multas y penas de prisión, a las personas que violen las medidas sanitarias, administrativas o de otro tipo relacionadas con la prevención de la propagación de la COVID-19, ha detallado en un comunicado HRW.

Además, el Gobierno ha pedido a la Asamblea Nacional que trate el proyecto de ley como "urgente", minimizando la revisión de los expertos y las aportaciones del público.

Esta ley convierte la exposición y la transmisión del coronavirus en un delito penal, por lo que puede tener "graves consecuencias" para la salud pública, ya que el aumento del estigma causado por la penalización podría disuadir de realizar las pruebas, ha señalado la organización.

Aunque el proyecto de ley, al que ha tenido acceso Human Rights Watch, contiene medidas específicas como la prohibición de viajar, también incluye "disposiciones vagas que permiten que las autoridades se extralimiten y cometan abusos al atacar arbitrariamente a personas y grupos de la sociedad, como los que protestan contra las políticas del Gobierno o las medidas opresivas".

En el texto legislativo, por otro lado, también se establecen las sanciones por no cumplir con cualquier medida sanitaria, administrativa o de otro tipo impuesta por el Gobierno en el marco de la crisis sanitaria, que van desde la retirada de licencias comerciales hasta el cierre de negocios, incluyendo la posibilidad de multas y de penas de cárcel.

Por ejemplo, subraya HRW, abandonar la autocuarentena antes de tiempo se castiga con hasta tres años de prisión.

La organización ha aprovechado para recordad que en abril, el primer ministro, Hun Sen, "aprovechó la pandemia para promulgar una ley de estado de excepción que restringe gravemente las libertades fundamentales".

"El Gobierno camboyano ya ha aprobado una abusiva ley sobre el estado de emergencia y ahora propone una ley sobre la COVID-19 vaga y excesivamente amplia que erosionaría aún más los derechos de los activistas y disidentes", ha alertado el subdirector para Asia de Human Rights Watch, Phil Robertson.

"Imponer penas ridículamente duras por las infracciones medidas contra el coronavirus va en contra de los principios de salud pública y de Derechos Humanos", ha concluido.

Para leer más